Pierre-Henri Gourgeon dimitió ayer y le sustituirá Jean-Cyril Spinetta

Fulminante relevo en la dirección de Air France-KLM

Los malos resultados operativos y financieros fuerzan la vuelta del artífice de la fusión Jean-Cyril Spinetta.

Relevo fulminante en uno de los gigantes aéreos europeos. El director general de la aerolínea franco-holandesa Air France-KLM, Pierre-Henri Gourgeon, dimitió ayer. La persona designada para sustituirle es el principal artífice de la fusión entre las dos aerolíneas de bandera originales: Jean-Cyril Spinetta.

La presidencia y dirección general de la operadora Air France pasará a manos de Alexandre de Juniac, excolaborador de la exministra francesa de Economía y actual directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Estas decisiones fueron adoptadas en el transcurso de un consejo de administración extraordinario de Air France-KLM, en el que Gourgeon fue invitado a dimitir.

El objetivo, indicó el consejo en una nota, "es mejorar la situación operativa y financiera" del grupo en este contexto marcado por las incertidumbres económicas, sus consecuencias en el transporte aéreo europeo y la situación de Air France ante el reforzamiento de los competidores con la aparición de nuevas empresas. "La prioridad absoluta" es restablecer y mejorar los resultados de Air France y de KLM, recalcó.

A petición de Spinetta, presidente del consejo de administración, el también cofundador del grupo, Leo Van Wijk, fue nombrado director general delegado de Air France-KLM, cuya dirección financiera seguirá a cargo de Philippe Calavia.

Gourgeon dirigía el grupo desde enero de 2009 y acababa de ser confirmado en el puesto el pasado julio al frente del grupo para los próximos cuatro años. Aunque la noticia todavía no era oficial al cierre del mercado, la cotización de Air France-KLM cerró ayer con un alza de 1,43%, por informaciones que daban por seguro el relevo.

Por otra parte, el Sindicato Nacional de Pilotos de Línea (SNPL) francés anunció también ayer su decisión de querellarse por la divulgación de las grabaciones de las conversaciones de la tripulación del vuelo AF447 entre Río de Janeiro y París que se estrelló el 1 de junio de 2009.

El SNPL afirmó que apoya la investigación de las causas del accidente que costó la vida a los 228 ocupantes del aparato, pero que rechaza "la explotación mercantil de las conversaciones personales y de los últimos momentos" de los pilotos.

El sindicato recordó que los pilotos de línea "son los únicos profesionales que han aceptado estar bajo vigilancia y grabación permanente con el único fin de mejorar la seguridad de los vuelos".