Las comunidades se desviarán un punto de su objetivo

Moody's espera que el déficit sea del 6,5% este año y del 5,2% en 2012

Las dificultades de financiación de bancos y comunidades son el principal problema de la economía española para Moody's que espera que se incumpla por medio punto el objetivo de déficit.

La agencia de rating no prevé que España incumpla este año su objetivo de déficit, fijado en el 6%. La agencia de calificación espera una desviación hasta el 6,5%, en línea con la previsión media de Funcas. Para 2012, Moody's espera que el desequilibrio presupuestario esté en el 5,2%, frente al 4,4% previsto. "Estas previsiones incluyen ajustes sustanciales en la mayor parte de las partidas de gasto", explica Moody's que, en todo caso, destaca que el principal motivo para la rebaja es la inestabilidad de los mercados.

La mayor desviación del gasto vendrá por el lado de las autonomías. Moody's prevé que este año, el déficit autonómico se desvíe un punto porcentual sobre el objetivo del 1,3% del PIB. La agencia, de hecho, considera que para cumplir los objetivos las regiones deberán acelerar sus procesos de ajuste.

La firma, además, asume que el Gobierno que sea elegido en las elecciones del 20-N mantendrá un compromiso firme con la consolidación fiscal. Si no fuese así, habría presión a la baja sobre los ratings. Con todo, la agencia considera que la puesta en marcha de un plan fiscal y de reformas estructurales, combinado con una solución convincente para la crisis de la zona euro harían que la perspectiva de la deuda española volviese a estable.

De hecho, Moody's destaca que aun teniendo en cuenta las desviaciones del déficit, la deuda pública española tocará techo en el entorno del 75%, lo que hace al país menos vulnerable a subidas dostenidas de los tipos de interés.

El principal motivo para el recorte de rating es, de hecho, la situación de los mercados, según explica la agencia, que habla de "estrés del mercado" y "riesgo de eventos". "Aunque la acción política a nivel de la zona euro tenga éxito en el corto plazo, la fragilidad y la pérdida de confianza es profunda y probablemente sea mantenga". El mayor impacto de esta pérdida de confianza es sobre la liquidez y las condiciones de financiación para la banca y las administraciones regionales.

El segundo motivo para el recorte del rating es la rebaja de las previsiones de crecimiento es el segundo motivo, tras la situación de los mercados, que explica el recorte. Moody's espera que en 2012 la economía crezca el 1% (frente al 1,8% anterior). La firma reconoce la mejora de la competitividad y de la situación exportadora, con superávit frente a la UE por primera vez, pero el ajuste llevará varios años.