Elecciones 20-N

El PP dice que Fomento no podrá pagar 5.000 millones en obras

El portavoz del PP en la Comisión de Fomento del Congreso, Andrés Ayala, denunció ayer que el departamento que dirige José Blanco no podrá hacer frente a todos los pagos comprometidos en 2012. Así, frente a unos recursos disponibles de 4.497 millones, los contratos que habrá que pagar ascienden a 9.503 millones. Faltan, por tanto, 5.006 millones.

El PP dice que Fomento no podrá pagar 5.000 millones en obras
El PP dice que Fomento no podrá pagar 5.000 millones en obras

Jarro de agua fría para las expectativas de las constructoras de obra pública agrupadas en la patronal Aerco que ayer celebraron su Asamblea General. La asociación invitó a representantes del PSOE y el PP para debatir acerca del futuro del sector y qué posibilidades existen de que el ajuste aplicado a la inversión en 2010 y 2011 finalice o, al menos, se suavice en el corto y medio plazo.

Ninguno de los dos representantes políticos vaticinó un horizonte esperanzador, más bien lo contrario. El socialista Pedro Saura solo admitió que si el PSOE gana las próximas elecciones, se comprometen a reducir el gasto de aquellas partidas donde exista todavía margen de maniobra. Aún así advirtió: "asistimos a un importante problema de financiación que va a imposibilitar mantener estos niveles de inversión". Y por si este mensaje era poco optimista, añadió que para los retrasos en los pagos de la Administración no existe "una solución mágica ni rápida".

El representante del PP también fue muy claro acerca de la gravedad de la situación por la que atraviesa la economía española y reconoció que "la crisis se ha cebado con las infraestructuras". "La política de reprogramación y paralización de obras llevada a cabo es suicida y no se ha hecho en ningún otro país del mundo", añadió.

Rebaja de impuestos

De hecho, Ayala explicó como una de las consecuencias de la gestión realizada por el equipo de José Blanco es que en 2012 va a faltar dinero para pagar anualidades de obras comprometidas que se adjudicaron en años anteriores.

Con los datos que maneja el PP, la apertura de anualidad de 2012 supondrá para Fomento contar con unos fondos totales de 4.497 millones de euros y, sin embargo, los pagos comprometidos ascienden a 9.503 millones, según explicó Ayala. Ese desfase de 5.006 millones es consecuencia de haber ajustado el presupuesto para inversión y no haber tenido en cuenta que las anualidades reprogramadas iban a elevar los pagos pendientes de años sucesivos. La solución deberá venir de una ampliación de crédito cuando el nuevo Gobierno elabore los Presupuestos de 2012, admiten en el PP.

¿Cómo reconducir esta situación? Los populares defienden que bajando los impuestos se podrá generar actividad y empleo y también abogaron por otras medidas dolorosas, aunque necesarias. Así, Ayala anunció que si el PP gana el 20-N se acometerá una nueva reforma laboral, se reducirá el peso del sector público, se recortará la financiación a las administraciones públicas y se recortará el gasto de los capítulos 1 al 4 de los Presupuestos para destinar más recursos al gasto de los apartados 6, 7 y 8 con el fin de reactivar el crecimiento. Además, se mostró partidario de devolver la obra hidráulica a Fomento, "de donde nunca debió salir", aseguró.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresas Constructoras de Obra Pública (Aerco), Javier Sáenz Cosculluela, aseguró que las compañías a las que representa han hecho un auténtico esfuerzo por no destruir empleo, pese al ajuste tan severo que ha sufrido la obra pública. No obstante, advirtió que si la situación se prolonga mucho más, no podrán seguir aguantando. También, se mostró partidario de consensuar la búsqueda de nuevas vías de ingresos para poder financiar los gastos de conservación de la red.

Conservación y capital privado, nuevas claves

Ante la escasez de recursos presupuestarios y los problemas que persisten de acceso al crédito comienza a ser habitual no hablar tanto de obra nueva y sí de cómo conservar la que ya existe. Y como no hay dinero público, se sigue coqueteando con el papel que debe jugar el capital privado. Ambos partidos se comprometieron ayer a buscar un marco legal más transparente a las fórmulas de colaboración público-privadas, no sin antes resolver tres problemas muy graves -en opinión del PP-: las autovías de primera generación, la cuenta de compensación de las autopistas de peaje y las radiales y demás vías que se encuentran al borde de la quiebra.

Sobre asuntos también espinosos sobre si hay que aplicar o no la Euroviñeta o si es necesario avanzar en el pago por uso de las infraestructuras, discreto silencio.