Los CDS de las entidades continúan en zona de máximos

El mercado no afloja su presión sobre la banca española

Los bancos españoles siguen en el ojo del huracán. El precio de los CDS de todo el sector continúa en zona de máximos. Santander y BBVA, aunque considerablemente lejos de los niveles marcados por otras entidades, tampoco escapan de la quema.

La banca española continúa en el punto de mira. Y es que las agencias de calificación no dejan de poner a las entidades entre la espada y la pared. Hace tan solo unos días, Standard & Poor's y Fitch encendieron la voz de alarma al recortar el rating a algunos bancos españoles. S&P rebajó la calificación crediticia a 10 bancos y Fitch recortó la nota de solvencia a seis entidades y en ambas listas se encontraban Santander y BBVA. El riesgo económico de España fue el motivo principal para la degradación de la nota.

En este contexto, el precio de los Credit Default Swaps (contratos que cubren al tenedor de bonos en caso de impago de la entidad emisora) de los bancos domésticos continúa en zona de máximos. Así, los CDS de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) la tercera entidad intervenida por el Banco de España (después de Caja Castilla-La Mancha, en marzo de 2009, y Cajasur, en junio de 2010) cotizan a 946 puntos, por debajo del máximo de 1.116 puntos del pasado mes de agosto pero lejos ya de los 475 puntos a los que cotizaba cuando se produjo la quiebra de Lehman Brothers. Esto significa que para cubrir una emisión de 10.000 euros en bonos de la CAM (deuda senior, es decir, la de mayor calidad) con vencimiento a cinco años, que es el plazo de referencia, hay que pagar 946 euros.

Pero CAM no es un caso aislado. Los CDS de Popular y Pastor, que anunciaron hace unos días su fusión, también se sitúan cerca de sus niveles más altos. En concreto, los seguros de impago de Popular cotizan a 825 puntos, muy cerca de los 875 marcados el pasado 26 de septiembre, mientras que los del banco gallego se sitúan en 975 puntos. Otras entidades medianas como Bankinter rozan también zona de peligro. Sus CDS cotizan a 795 puntos, en contraste con los 240 puntos que marcaba en septiembre de 2008 y muy lejos del mínimo de 136 puntos de enero de 2010.

Los grandes bancos, aunque están lejos de estas fronteras, tampoco se libran. Los seguros de impago de Santander cotizan a 297 puntos, considerablemente cerca de los 344 registrados el pasado 12 de septiembre, y los de BBVA se sitúan en 304 puntos, frente al máximo de 359 puntos de la misma fecha. Cuando quebró Lehman Brothers, los CDS del banco de Emilio Botín y del de Francisco González cotizaban a 85 y 116 puntos respectivamente.

Pese a todo es imprescindible tener en cuenta que una de las particularidades de los CDS es que es posible tener el contrato sin tener el bono al que asegura, por lo que este tipo de producto actúa más como una inversión financiera que como un termómetro de la percepción del riesgo. De esta manera, su incremento se traduce en que la entidad en cuestión puede verse obligada a ofrecer más rentabilidad en sus próximas emisiones de deuda. O lo que es lo mismo, verá encarecidos sus costes de financiación.