Quiere evitar el parón del sector

Sebastián prevé aprobar la nueva regulación eólica en esta legislatura

El ministro español de Industria, Miguel Sebastián, se mostró hoy confiado en poder finalizar el cambio normativo para la energía eólica en la actual legislatura para evitar un parón al sector, y convencido de que aunque haya cambio en el color del Ejecutivo no se modificará.

"Nuestra intención con el nuevo mapa (eólico) es hacerlo antes de que dejemos el Gobierno, porque si no hay un riesgo de paralización del sector", indicó Sebastián desde París, donde participó en la reunión de ministros de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El alto cargo justificó su intención de conseguir "antes de acabar la legislatura" finalizar la reforma de la normativa eólica porque con "el cambio del Gobierno, el riesgo de paralización es alto", ya que hasta el diseño de un nuevo dispositivo se podría demorar todo un año. Y precisó que esta misma semana espera recibir el informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), con lo que sólo quedaría pendiente someter el texto al Consejo de Estado.

Preguntado por si no podría suceder que un nuevo Ejecutivo de diferente color político pretenda cambiarlo por tener diferente orientación, el ministro socialista respondió que "todos los gobiernos que han llegado han aceptado lo que han hecho los anteriores", y que ellos mismo lo hicieron en 2004 con una normativa que se había adoptado pocos días antes de las elecciones.

Sebastián añadió que los cambios en política energética se han hecho "en diálogo con el sector" e incluso con el Partido Popular, con el que pese a no haber un pacto energético "teníamos conversaciones normativas y ellos siempre las han compartido", aunque a continuación admitió que eso no ha ocurrido con este último proceso sobre el sector eólico.

En cuanto a las protestas de las empresas eólicas por los proyectos gubernamentales, que rebajan el nivel de subvenciones que han ido recibiendo, Sebastián lo justificó alegando que "tenemos que defender a los consumidores".

"Consideramos que ya ha habido un avance suficiente en la maduración tecnológica del eólico como para que las primas se puedan reducir" e introducir un mecanismo para que las ulteriores innovaciones repercutan también en los precios en beneficio del consumidor, argumentó.

A ese respecto, calificó de "absurdo" el sistema de remuneración de tantas horas como los generadores estuvieran en funcionamiento, porque el resultado es que "cuanto más viento soplaba, más subía la luz", y defendió las limitaciones.

Por otro lado, el ministro español aventuró que la investigación que ha encargado a la CNE sobre el mecanismo de subasta eléctrica a partir del cual se fija la tarifa para cada trimestre "le llevará tiempo" a ese organismo.

No quiso precisar cuáles son sus sospechas, con el argumento de que es la CNE la que dispone de información al respecto, y se limitó a recordar que han notado que a medida que se acerca la fecha de la subasta que determina la tarifa trimestral de la electricidad se produce un desvío del precio.

"Nos gustaría que no hubiera esas desviaciones y queremos saber si hay alguna forma para que esas desviaciones se puedan corregir o si hay algún fallo en el mecanismo de las subastas", comentó.