Calcula un déficit público del 6,4% para este año

CEOE desinfla las previsiones del Gobierno y augura un crecimiento del PIB del 0,7% para 2011 y 2012

La CEOE prevé que la economía española crezca un 0,7% tanto este año como el próximo, lejos del 1,3% y del 2,3% estimado por el Gobierno en su cuadro macroeconómico, mientras que la tasa de paro se situará, según sus cálculos, en el 21,1% en 2011 y en el 21,4%, también lejos de lo augurado por el Ministerio de Economía y Hacienda (19,8% y 18,5%, respectivamente).

De esta forma, si se cumple el escenario pintado por la patronal, el número total de parados aumentará este año en 235.000 personas, hasta alcanzar los 4,8 millones de desempleados, mientras que en 2012 el volumen de parados se quedará a las puertas de los 5 millones de desempleados, en concreto 4.939.900 parados.

No obstante, la CEOE alerta de que podría sobrepasarse esa temida barrera de los 5 millones de parados durante el primer trimestre de 2012, alcanzando así la tasa de paro un máximo del 22%, aunque posteriormente "experimentará suaves descensos".

En su informe de previsiones para la economía española para el bienio 2011-2012, recogido en su boletín de octubre, la patronal que preside Juan Rosell también 'desinfla' las expectativas del Gobierno en los objetivos de déficit público al dibujar un panorama más desalentador.

Así, la organización empresarial cree que el déficit alcanzará el 6,4% del PIB este año (cuatro décimas más que lo dicho por el Gobierno) y el 5% en 2012 (frente al 4,4% del Ejecutivo). En ambos casos, la CEOE explica que serán las administraciones centrales las que soporten la reducción del déficit público, pues los entes territoriales se encuentran "fuertemente endeudados" y finalizarán el presente año con un desequilibrio superior al 4% del PIB, según sus cálculos.

Necesidades de nuevas reformas tras las elecciones

A la vista de estos datos, para la organización empresarial "parece obligado" que el Gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de noviembre implemente nuevas medidas para cumplir con los objetivos anunciados de déficit público.

"El año 2012 va a ser otro año muy difícil para nuestro país. En las actuales circunstancias, el cumplimiento del Pacto de Estabilidad va a resultar complicado, con un crecimiento de la economía tan débil y, al mismo tiempo, un ajuste presupuestario del sector público que erosiona aún más la demanda interna, ya de por sí ahogada por una restricción de crédito que se prolonga en el tiempo", advierte.

Así, los empresarios sostienen que para una mejor evolución de la economía española durante el próximo año y los siguientes "será determinante que el Gobierno que tome posesión tras las elecciones sea consciente de la necesidad de reformas de la economía española y actúe de forma consecuente y oportuna".

La CEOE argumenta que la agudización de la crisis de la deuda soberana y la ralentización de las principales económicas europeas, unido a la elevada incertidumbre de los riesgos bajistas que pesan sobre la economía mundial, supondrá un "lastre" para la incipiente recuperación de la economía española.

A estas peores perspectivas en el contexto internacional, prosigue la patronal, hay que sumar los problemas propios de la economía española para alcanzar ritmos de crecimiento cercanos a su potencial y comenzar a crear empleo, "objetivos que parecen quedar postergados hasta 2013".

El consumo familiar remonta y el público se hunde

Las previsiones manejadas por CEOE apuntan a que el gasto de las familias se desacelerará y crecerá un 0,5% este año por la caída de la renta familiar disponible, la elevada tasa de paro y la reducción del sueldo de los funcionarios. Para 2012, la patronal estima que el consumo privado mejorará "muy lentamente", algo más en la última parte del año, y subirá en el conjunto del ejercicio un 0,8%.

El gasto en consumo público, por su parte, se reducirá un 0,6% este año y un 2% el que viene, mientras que la inversión se contraerá un 5,6% en 2011 y un 1,9% en 2012, con caídas del 8,9% y del 4,7%, respectivamente, en lo que respecta a la inversión en construcción.

En conjunto, la demanda interna retrocederá un 1,1% este año y un 0,3% el próximo, mientras que la demanda externa aumentará un 1,8% y un 1%, con crecimientos del 8,3% y del 5,5% en exportaciones, y del 1,4% y el 2% en importaciones.

"El sector exterior seguirá jugando un papel clave, ya que la totalidad del crecimiento durante 2011 y 2012 vendrá determinado por su capacidad para compensar la caída de la demanda interna", alega la patronal.