Cree que hay constituir un segundo programa sólido

La Comisión Europea aboga por revisar el papel del sector privado en Grecia

El comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Oli Rehn, abogó hoy por revisar la participación del sector privado para restaurar la solvencia griega y consideró que es "crucial" para Portugal un presupuesto "fuerte" para 2012.

"Necesitamos constituir un segundo programa sólido, evitando la continuidad del actual drama" en Grecia, apuntó Rehn, en un mensaje de vídeo divulgado hoy en Lisboa durante una conferencia organizada por la radio estatal Antena 1.

Respecto a Portugal, el comisario lamentó las últimas informaciones sobre las finanzas lusas que apuntan a unos desvíos inesperados de 3.400 millones de euros y que ponen en peligro la meta de déficit prevista por Lisboa en el programa de su rescate financiero, de 78.000 millones de euros.

Para finales de este año, Portugal debe reducir el déficit desde el 9,8 por ciento de 2010 hasta el 5,9% en 2011, y el 4,6% en 2012, según los acuerdos suscritos con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en mayo.

"Será de gran importancia el presupuesto de 2012, que requiere medidas substanciales, pero necesarias. Un presupuesto de 2012 fuerte es más crucial que nunca, a la luz de la experiencia de 2011", subrayó Rehn.

El Gobierno conservador portugués presentó ayer su propuesta presupuestaria para 2012, que incluye drásticos recortes de gasto, entre los que destaca la supresión de las pagas extra a funcionarios, pensionistas y trabajadores del sector público que ganen más de 1.000 euros, y una subida de impuestos generalizada.

El comisario recordó que el caso irlandés -que también cumple un programa de austeridad a cambio de un préstamo internacional- es un "ejemplo animador" para Portugal, porque ha logrado una consolidación presupuestaria significativa.

En la misma conferencia a la que Rehn envió su mensaje, el ministro de Economía luso, Alvaro Santos Pereira, desdramatizó el plan de ajuste para 2012 y resaltó que "hay vida más allá de la austeridad".

El ministro explicó que las medidas de su Gobierno sirven para combatir la dependencia de los subsidios y a reformar "sin miedos" la economía del país y hacerla más abierta y competitiva.

Sobre las medidas de ahorro previstas por el Gobierno luso comentó que, en materia de obras públicas, sólo se realizarán las que ayuden a "mejorar la competitividad" del país. El plan de privatizaciones puesto en marcha por el Ejecutivo es, además, "fundamental" para hacer la economía lusa "más dinámica", defendió Santos Pereira.