Muy confidencial

El poder legislativo de Florentino Pérez

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de ACS, no es diputado, sin embargo, su palabra pesa, y mucho, en el Congreso de los Diputados. El último ejemplo es la Ley del Juego. El sector de los casinos y bingos, que llevaba años reclamando que se levantarán las restricciones publicitarias a los juegos de azar, denuncia que no ha sido hasta que peligraba el patrocinio de la empresa de apuestas por internet Bwin en el Real Madrid cuando se ha flexibilizado la norma.

La Ley del Juego, aprobada el pasado mes de mayo, regularizó la situación de los operadores del juego online que, hasta la fecha, se encontraban en un limbo legal. Ello amenazaba con anular el contrato publicitario de Bwin con el Real Madrid; sin embargo, una disposición transitoria -que el sector del juego tradicional denomina la "enmienda Florentino"- eliminó esos riegos al habilitar "los patrocinios deportivos de operadores de juegos y contratos de publicidad y promoción del juego que hubieran sido acordados en firme con anterioridad al 1 de enero de 2011". Si bien la medida no sólo beneficiaba al Real Madrid, los operadores tradicionales identifican la inclusión de esta disposición transitoria con las presiones del presidente del club blanco.

El nombre de Florentino Pérez ha servido para bautizar otras normas. Así, la reforma de la Ley de Sociedades Anónimas, aprobada en abril de 2010, eliminó las limitaciones del derecho de voto en las empresas través de la también conocida como "enmienda Florentino" que, a priori, debía servir para que ACS ganara cuotas de poder dentro de Iberdrola.