Eduardo Fernández, responsable de RIM en España

RIM niega que un ataque sea el origen de la incidencia de Blackberry

Research in Motion (RIM) ha negado hoy que los fallos en los servicios de Blackberry se deban a un ataque y ha indicado que hasta que no conozca el impacto de la incidencia no establecerá el tipo de compensaciones con las que resarcirá a sus clientes.

"No ha habido para nada mano negra. Aunque no tengamos todavía completo el análisis de lo que ha sucedido, no tenemos ninguna evidencia de que haya habido ningún tipo de ataque", ha sostenido hoy el responsable de RIM en España, Eduardo Fernández, en una rueda de prensa.

Fernández ha explicado que el origen de la avería fue un fallo en un "conmutador principal de estructura de red" en Europa, lo que produjo una sobrecarga del tráfico de datos que ha terminado colapsando los distintos puntos de la red y como consecuencia ha afectado a sus usuarios en casi todas las regiones. Además, los sistemas redundantes, que estaban programados para hacer frente a este tipo de saturación, "no ofrecieron el nivel de eficacia previsto".

El responsable de la división española de RIM, la empresa canadiense que fabrica las Blackberry, ha apuntado que desde las siete de esta mañana se ha registrado "una mejora sustancial" del servicio, que el tráfico se está restaurando "muy rápidamente" y que la recuperación completa se producirá "dentro de poco".

El directivo, que ha dicho que la estructura de datos de Blackberry maneja 22 petabytes (10 elevado a 15 bytes) de información al mes, ha prometido que se entregará toda la información acumulada a los usuarios: "Al final vamos a entregar todos los mensajes, uno a uno". Sin embargo, ha matizado que es "muy complicado" establecer una fecha exacta para la restauración total de los servicios.

Fernández ha reconocido que la compañía fabricante de los teléfonos Blackberry desconoce el impacto de la incidencia, es decir, el número de usuarios afectados, por lo que aún no ha diseñado el "proceso de compensaciones", si bien ya se encuentra en conversaciones con las distintas operadoras para tal efecto.

"Vamos a trabajar en varios frentes para recuperar toda la imagen y la confianza de nuestros clientes", ha sostenido Fernández. El directivo ha eludido pronunciarse respecto a si se depurarán responsabilidades por esta "crisis", aunque ha afirmado que "ya se han puesto en marcha mecanismos nuevos para evitar que este fallo se repita en el futuro", y que eso se aprovechará como "ventaja competitiva" el día de mañana. EFE