Elio Berhanyer. Diseñador

"Todo me fue bien hasta que me eché un socio"

Tras más de 50 años de carrera, el diseñador lamenta la situación profesional en la que se encuentra. Se suceden los homenajes en su nombre, pero no dispone de medios para controlar su marca

"Todo me fue bien hasta que me eché un socio"
"Todo me fue bien hasta que me eché un socio"

Yo soy el primer responsable", dice antes de nada Elio Berhanyer (Córdoba, 1929), cuando describe su actual situación profesional. El diseñador español vivo más importante asiste a la desmembración de su negocio, de su marca: le desahuciaron de su tienda en Madrid; no dispone de medios para seguir, como él quisiera, presentando colecciones; no ha podido acudir este año a la Pasarela Cibeles -"cómo voy a hacerlo si no puedo contratar talleres"-; nadie le explica qué ha pasado con un cargamento de pieles de su propiedad extraviado; no entiende por qué una sociedad de inversión le ofrece a él ocho años de uso exclusivo de su marca, de su nombre: "No creo que viva tanto", dice sonriendo.

A quien Berhanyer no culpa de su situación es a la crisis, dos palabras que de tanto usarlas en los últimos años parece que han tomado vida convirtiéndose en un monstruo que devora todo lo que se pone a su paso. "Todo empezó en 2006, antes de la crisis", precisa Berhanyer; "todo me iba bien hasta que me eché un socio".

El 25 de enero de 2006 el diseñador firmó la cesión de gran parte de los derechos de uso de su marca -Elio Berhanyer-. El grupo Artesanos Camiseros tendría el 60% de una nueva sociedad que controlaría el negocio de Berhanyer; Capital Riesgo Madrid -sociedad de inversión controlada en un 49% por la Comunidad de Madrid- tendría otro 20% y el propio diseñador el 20% restante. El plan era espectacular: introducir la marca en El Corte Inglés, en países europeos y árabes, abrir más tiendas, más talleres. "Artesanos Camiseros y Elio Berhanyer constituyen dos historias de éxito que emprenden un nuevo proyecto, esta vez en común, y donde Corporación Financiera Caja Madrid, a través de Capital Riesgo Madrid, va a colaborar para darle un mayor impulso, al dotarlo de más capacidad financiera y de gestión; todo ello mediante nuestra incorporación a sus órganos de gobierno, a su estructura accionarial", declaraba entonces Ángel Córdoba, consejero delegado de Capital Riesgo Madrid.

"No tengo una 'gorda", dice el diseñador español vivo más importante

Hoy, el prestigio de Berhanyer es inversamente proporcional a la situación patrimonial del diseñador que vistiera a Ava Gardner o a la reina Sofía. En los últimos años se suceden los homenajes que recibe, las exposiciones de sus colecciones recorren el país. Su nombre se menciona junto al de Balenciaga o al de Pertegaz. Pero Berhanyer se desespera cuando recuerda aquellos años en los que conducía un Rolls-Royce y piensa que ahora se ve obligado a vender cuadros y joyas. "No tengo una gorda", dice.

En 2008 el capital riesgo asumía el control del negocio de Berhanyer. Capital Riesgo Madrid, Artesanos Camiseros e Inicap, otro fondo de capital riesgo de la Comunidad de Madrid, creaban la sociedad AB Diseño y Moda con la compra de tres grandes firmas, Elio Berhanyer, Miguel Palacio y Javier Larrainzar. De nuevo, el plan era irresistible: la creación del primer grupo de moda de lujo español.

"De aquí para arriba estoy bien", bromea Berhanyer situando su mano a la altura de la frente. El diseñador oye poco y no ve mucho. Lo que no quita para que durante cerca de dos horas de conversación apure cuatro cigarrillos. "Nunca he sido empresario; cuando se une el arte y el negocio todo explota", dice. Sin contar con el asesoramiento legal y financiero apropiado, Berhanyer firmó la cesión de su marca. Asegura que, según lo firmado -no sabe dónde guarda los contratos-, tendría que haber recibido un salario mensual de 5.000 euros.

En 2010 fue cerrada su tienda de Madrid. "Cuando me enteré de lo que estaba sucediendo no me lo creía: se gastaron millones en el diseño del local, el alquiler costaba millones de pesetas al mes, era imposible mantenerlo", afirma. En la actualidad negocia con Capital Riesgo Madrid. La firma le ofrece ocho años de uso exclusivo de su marca, ¡de su nombre!: "Para qué", se pregunta, "si ya no tengo dinero para encargar nada"

El capital riesgo de Madrid en la moda

Capital Riesgo Madrid ha dotado con 3,1 millones de euros su participada AB Diseño y Moda (en la que controla el 37,78% del capital), de acuerdo a fuentes consultadas por este diario. La firma de inversión, controlada por el Instituto Madrileño de Desarrollo (49%), Caja Madrid (35,11%), Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid (15%) y la Confederación Empresarial de Madrid (0,89%), creó AB Diseño y Moda junto con otros fondos de la Comunidad de Madrid en 2008 con la compra de las firmas Elio Berhanyer, Miguel Palacio y Javier Larrainzar. El objetivo (fracasado) era crear el primer grupo español de moda de lujo.

También ha dotado con 5,7 millones de euros su participación del 49% en otra firma de moda, Grupo Nupcial Novissima, empresa que hoy está en proceso de liquidación. Además, ha destinado 100.000 euros a otra empresa de moda, Volupte (en la que tiene el 53,1%). La situación de las compañías de moda gestionadas o participadas por Capital Riesgo Madrid es límite.

Y la incertidumbre sobre el futuro de estas empresas ha crecido después de que la Comunidad de Madrid haya decidido subastar su participación en Capital Riesgo Madrid. La sociedad de inversión perdió 13 millones de euros en 2009 y más de 11 millones en 2010.

Recientemente, Banco Pastor ha presentado una demanda contra Capital Riesgo Madrid en la que reclama a la sociedad 1,3 millones de euros.

"Tengo mi orgullo y lo mantendré hasta que me muera"

Los primeros años de vida de Elio Berhanyer fueron, como para tantos otros españoles que vivieron la Guerra Civil, tan duros que en lugar de acabar con él le hicieron más fuerte. Por eso ahora, con 82 años, no termina por desmoronarse a pesar de la falta de control del que dispone para mantener su marca y su nombre asociado a su trabajo.

æpermil;l, que ha vestido a reinas, princesas y celebridades, ¿no ha pedido ayuda?, ¿por qué no contar su caso a Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid? Al fin y al cabo, han sido fondos controlados por la comunidad los que han manejado su marca en los últimos años. "Tengo mi orgullo y lo mantendré hasta que me muera", dice. "Nunca he hablado mal de nadie y no lo voy a hacer ahora; Esperanza Aguirre ha hecho mucho por la moda en Madrid", afirma.

Cuando tenía siete años, recién comenzada la Guerra Civil, su padre fue fusilado. Se fue a vivir a casa de una tía donde dormía en el pajar y de la que escapó con la determinación de no volver.

A los 17 años se mudó a Madrid. En los años cincuenta empezó a trabajar en el mundo de la moda; una década después vestía a la reina Sofía o a Ava Gardner. En los años setenta Berhanyer -"no he ido a un colegio en mi vida"- fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Harvard. Fue uno de los primeros creadores españoles que firmó con su nombre colecciones de prêt-à-porter, accesorios y perfumes. En 1972 diseñó los vestidos de las azafatas de Iberia con un atuendo que le valió aún más prestigio internacional y numerosos premios.

Desde 1994 era un habitual de la Pasarela Cibeles: este año no ha podido acudir. Y no ha sido culpa de la crisis.

Premios y homenajes

El listado de homenajes que recibe Elio Berhanyer es interminable. Solo en 2009 recibió la Cruz de la Orden del 2 de Mayo por la Comunidad de Madrid, la Medalla de Oro de la Diputación de Almería y la Medalla de Oro de Andalucía. También fue homenajeado en Cibeles.