Son ordenadores extrafinos y con arranque instantáneo

Acer, Asus y Toshiba lanzan sus 'ultrabooks' contra las tabletas

La batalla entre las tabletas y los ultrabooks está servida. Esta semana empiezan a aterrizar en las tiendas españolas los primeros modelos de esta nueva categoría de portátiles: ultrafinos, de arranque instantáneo y con un precio por debajo de los 1.000 euros. Acer, Asus y Toshiba son los primeros fabricantes de PC que se apuntan a este gadget, impulsado por Intel y que busca reinventar el ordenador portátil.

Tras el éxito de los smartphones, de los netbooks (los ultraportátiles de bajo coste que se vendieron como churros en 2008-2009) y de los tablets (en pleno auge), ahora toca probar suerte a otra especie de la jungla informática: al ultrabook, una nueva categoría de ordenador, bautizada así por Intel, que busca en estos nuevos portátiles una nueva forma de seguir evolucionando al ordenador. Los ultrabooks, que aterrizarán a lo largo de esta semana en las tiendas españolas, llegan al mercado con un doble propósito, desbancar a los netbooks y dar la batalla a las ya populares tabletas. Además, tienen entre sus ambiciones hacer la guerra al MacBook Air de Apple, el portátil más pequeño de la compañía de la manzana.

El primer modelo de ultrabook que pisará una tienda española es el de Acer (el Aspire S3), que llegará a lo largo de esta semana. Después, a mediados de noviembre llegará el de Asus (Zenbook), que ayer se presentó en Nueva York, y algo más tarde, el de Toshiba (Portégé Z830), que estará disponible para el consumidor español a finales de noviembre.

Todos llevan chips de Intel y Windows como sistema operativo. Además, comparten las características que definen a este nuevo tipo de ordenador: son muy finos, ligeros y potentes, e imitan algunos aspectos de los tablets, como el arranque instantáneo y una larga vida de la batería, que suele andar entre las 5 y las 7 horas a pesar de su diseño compacto.

También hay otro elemento que define y caracteriza a los ultrabooks: su precio. "Serán accesibles", insistió el presidente de Intel, Paul Otellini, en una reciente conferencia en San Francisco. Así, los ultrabooks, por lo general, se venderán por debajo de los 1.000 euros, una cifra que, según la mayoría de los analistas, es el límite máximo para que sean competitivos con el MacBook Air.

Concretamente, el modelo de Acer arrancará en los 799 euros en su configuración más barata (habrá otra por 1.199 euros) y cuenta con dos discos, uno de estado sólido de 20 gigas reservado al sistema operativo y otro de 320 gigas para los datos y documentos del usuarios. El modelo de Toshiba, con 15,9 milímetros de grosor y 1,1 kilo de peso, tendrá un precio de entrada de 999 euros, y el de Asus, que incluirá una tecnología de audio desarrollada conjuntamente con Bang & Olufsen, arranca en los 999 euros hasta los 1.299 euros.

Mejores capacidades

"Los usuarios están reclamando dispositivos más pequeños, ligeros y que ofrezcan una conexión a internet más rápida, de ahí el éxito de los smartphones y las tablets, pero el inconveniente de estos dispositivos radica en la productividad. En cambio, nuestro ultrabook tiene todas las capacidades de un PC combinado con lo mejor de la tableta y del smartphone", explican desde Acer.

Intel, que ha creado un fondo de 300 millones de dólares para incentivar que las empresas entren en este nuevo mercado, cree que estos nuevos portátiles supondrán el 40% de las ventas para finales de 2012. Los analistas confían que la llegada de Windows 8 y del chip Ivy Bridge de Intel impulsarán estos dispositivos, al mejorar su potencia y gestión energética y lograr que baje su precio en 200 euros.

Reinar en el mercado del portátil

Intel cree que el ultrabook se llevará el 40% de las ventas de portátiles para 2012. Una cifra demasiado optimista para esta categoría de ordenadores, en opinión de algunos analistas.

Para empezar, algunos grandes fabricantes no se han apuntado aún a este fenómeno. Así, Sony, que tiene un portátil muy delgado, el Vaio Z (disponible a partir de más de 1.900 dólares), no planea lanzar un ultrabook hasta 2012, según han dicho a Cnet fuentes cercanas a la compañía. Dell también ha preferido esperar hasta el CES de las Vegas de 2012 para presentar su modelo de ultrabook. Y los planes de HP no son claros, aunque la citada publicación asegura que todo apunta que será para el próximo año.

"La previsión de Intel es muy optimista", asegura Deron Kershaw, analista de Gap Intelligence. "Acer y Asus, dos de los mayores defensores de esta nueva categoría, están empezando a retroceder y aseguran que la cifra estará más cerca del 20% que del 40%", añadió. Para este experto, estos equipos tienen todavía algunos retos, porque son difíciles de fabricar y, por tanto, costosos, "pero eso se arreglará con el chip Ivy Bridge de Intel", según Kershaw.