Por sobrepasar la cifra de déficit

Standard and Poor's rebaja la nota a la Comunidad Valenciana

La calificación crediticia de Valencia queda degradada del A a A-. La agencia de rating justifica su decisión en el retraso en la puesta en marcha de medidas significativas de recorte de gasto durante la primera mitad de 2011.

Standard and Poor's ha puesto además el rating de Valencia en perspectiva negativa. Considera que excederá los objetivos de déficit fiscal para el ejercicio. Sin embargo, estiman menores los déficits en 2012 y 2013, con un máximo en la carga de deuda en el año 2012. En concreto, ha rebajado el rating de largo plazo sobre la Comunidad Autónoma de Valencia a 'A-' desde 'A'. También ha rebajado el rating de corto plazo a 'A-2' desde 'A-1'.

"Existe el riesgo de que el PIB crezca más lentamente de lo que actualmente esperamos para España y para Valencia, que la ejecución presupuestaria sea peor de lo que prevemos actualmente si Valencia no ajusta sus gastos, y la posibilidad de mayores tensiones de liquidez debido a las turbulencias en los mercados financieros", argumenta la agencia a través de un comunicado.

Este nuevo golpe a la confianza de las finanzas autonómicas se sucede al conocido ayer. La agencia de calificación Fitch rebajó la calificación de siete comunidades autónomas (entre ellas Madrid), ciudades (entre ellas Barcelona) y provincias.

En 2010, la Comunitat registró un ahorro bruto negativo del 7,6% de los ingresos operativos, y un déficit después de gastos de capital de más del 24 % de los ingresos totales. No obstante, Standard & Poor's espera que el ahorro negativo mejore hasta el 5,3% el próximo año y se convierta en positivo durante 2013 gracias a las liquidaciones del Gobierno central.

Confía además en que mejorará parcialmente sus tensiones de liquidez acudiendo de forma exitosa al mercado minorista español en diciembre de 2011. En el caso de que tuviera dificultades para conseguir fondos, la agencia opina que el Gobierno central tiene "fuertes incentivos" para proporcionar apoyo a la Comunitat "en cantidad suficiente y a tiempo", porque, además, cualquier dificultad financiera de esta región afectaría negativamente a la reputación de España en los mercados internacionales.