España legaliza el pillaje

Hace unos meses informábamos en este periódico de que la cadena de tiendas de informática PC City había elevado los bonus a los jefes de tienda para evitar el pillaje interno. La compañía estaba en proceso de disolución y quería evitar que durante la liquidación empleados enfadados hicieran su agosto.

Al parecer los directivos de PC City son más avezados que los responsables de supervisar las cajas de ahorros. El pillaje ha campado a sus anchas en dos de las entidades, además, con las finanzas más deterioradas y que más dinero van a costar al contribuyente, CAM y NovaCaixaGalicia.

Cierto es que, a toro pasado, es fácil sacar los colores al resto. Pero no deja de sorprender la complacencia con la que el Banco de España ha abordado, desde un primer momento, la situación de las cajas de ahorros. La crisis empezó en 2007; antes de ello, el Banco de España había observado cual diletante la formación de la brutal burbuja inmobiliaria que es la raíz de nuestros problemas.

Pasaron tres años hasta que se acometió una reforma que obligase al sector a iniciar la reestructuración. A resultas de ésta, y de entre las grandes, solo La Caixa se ha dejado pocos pelos en la gatera. Bankia salió a Bolsa porque el sector remó en la misma dirección. La CAM está intervenida, Catalunya Caixa y NCG, nacionalizadas. ¿De verdad no era tan urgente reformar las cajas?

Los finiquitos varios a directivos de NovaCaixaGalicia han supuesto 25 millones de euros. Según este artículo de Ana Perona, la caja los considera legales. De acuerdo con el informe de gobierno corporativo de la CNMV, el 20 de diciembre en la caja se nombró una comisión de retribuciones, cuya función es “informar la política general de retribuciones e incentivos para los miembros del Consejo de Administración y de la Comisión de Control y (aquí la clave) personal directivo, y velar por la observancia de dicha política”. Al parecer, alguien no ha hecho su trabajo. Y no solo el Banco de España.

En la CAM, más de lo mismo, con una pensión vitalicia para la señora Amorós de 370.000 euros que supondrá varias decenas de millones de euros para una caja que hemos rescatado con nuestros impuestos.

La cuestión sería un ejemplo más de la falta de decoro con la que se procede en los niveles superiores de muchas grandes empresas. Pero esto es otra cosa. Por dos motivos. Uno, que a los ciudadanos se nos pide, día sí día también, que sacrifiquemos bienestar, dinero, tiempo y derechos adquiridos en aras de una austeridad que nos sacará del pozo (habrá que verlo, pero eso es otra cosa). Por mucho que el Gobierno juegue al trilero endosando al FGD la reestructuración, el garante último de los depósitos, si el FGD se descapitaliza, es el Estado. Nada es gratis.

Y dos, la situación de las cajas de ahorros es uno de los grandes puntos débiles de España cuando los mercados nos castigan. Si el Banco de España no exige por vía judicial que sus empleados y ex empleados devuelvan el botín del saqueo, el mensaje es claro. A los ciudadanos, toma el dinero y corre; si le despiden de su trabajo, llévese el ordenador. Y a los mercados, que España es una república bananera donde la mala gestión y el saqueo no se castigan, sino que se ocultan.

Comentarios

Está muy bien lo de atribuir los problemas de las cajas de ahorros a la burbuja inmobiliaria, pero creo que hay otros tres aspectos que son más relevantes que este y de los cuales en muy difícil encontrar información:1 - Deuda/créditos perdonados a los partidos políticos2 - Deuda de las administraciones públicas pendiente de cobro3 - Cargos ocupados por políticos para su enriquecimiento personal y el de su partido.Y todo esto además de los créditos impagados e insolvencias como consecuencia del retraso indefinido en los pagos de las administraciones públicas.¿Cómo sería posible investigar y cuantificar todos estos aspectos?¿Cuando sería posible presentar públicamente a los responsables-personas físicas con nombres y apellidos? (Las instituciones las gobiernan y controlan personas, el ampararse detrás de nombres institucionales no es más que picaresca).Saludos
El Sr Feijoo que todo lo sabe, y que tan bien controla a sus políticos se entera ahora que estaba y sigue rodeado de inútiles y aprovechados. De gente que va a las reuniones a decir a todo que sí por que entienden de todo menos de economía, pero representan al pueblo por la fuerza de las urnas. Una vergüenza. lo único que le ha preocupado es hacer frente al gobierno en nombre de no se sabe qué y de estar diariamente preocupado por el AVE que le lleve a Madrid. Pues sepa que ni Ud ni de los otros nos interesan como políticos. Si le hablara con la arrogancia y altanería que suele Ud mostrar en su comparecencias sonaría de otra manera lo que acabo de escribir
A la hora de pedir responsabilidades sobre todos estos desmanes en las Cajas, así a primera vista, parece ser que eran las comunidades autónomas a través de políticos suyos o de gente designada por ellos, quienes ocupaban varios puestos en los consejos de administración de las mismas donde se decidían dichas barbaridades bonusísticas. Al mismo tiempo era el Banco de España el que supervisaba lo que en esos consejos de administración se decidía. Por tanto, es un tema de cronología: Primero el despropósito lo cometieron las comunidades autónomas aprobando en dichas cajas las barbaridades que aprobaron. Y después el despropósito lo cometió el Banco de España al no decir ni mu ante lo que se estaba aprobando.Veredicto: Tanto las comunidades autónomas PRIMERO como el Banco de España DESPUÉS, TIENEN ALGO QUE EXPLICAR.
Totalmente de acuerdo con ustedes. Si las cajas no se reestructuraron antes de que las obligasen a ello fue porque muchas de ellas tenían la solvencia bastante abajo en la escala de prioridades, donde mandaba contentar al presidente autonómico de turno, conservar sedes sociales y cuotas de poder. Los cargos en el sector se han impuesto por la vía del dedazo, y los responsables del escándalo en Galicia y Alicante los los directivos de las cajas y quien les nombró. Pero precisamente para mitigar o corregir estas disfunciones, y para garantizar la solidez del sistema, tenemos un Banco de España, digo yo.
El Banco de España ha dicho que su competencia era solo la solvencia, no las retribuciones. Claro, amigo. Pero ahora la solvencia es el problema y se quieren socializar los agujeros negros de las retribuciones, no mediante referéndum o votación en el Congreso sino porque sí. Es evidente que si las retribuciones no afectaran a la solvencia no habría nada que socializar. Digo yo, ¿por qué no se llenan esos agujeros con dinero exclusivamente de los beneficios bancarios y de banqueros, incluido el propio jefe del Banco de España? Lo que es del todo INDECENTE es que los agujeros de CAM, NCG, Banca Cívica, diputaciones que son fábricas de enchufes, instituciones reales solemnemente corruptas, sindicalistas que prefieren repartir miseria a la justicia social, etc. se quieran tapar con bajadas salariales de los trabajadores normalitos. A mí me dan ganas de sacar todo el dinero y el cerebro de este país hasta que los ladrones institucionalizados no devuelvan el botín y vayan a la carcel.
Normas