Coincide en necesidad de reformas

Grecia celebra el informe de la troika

El Gobierno griego considera "equilibrado, práctico y positivo" el informe publicado por los inspectores de la troika (CE, BCE y FMI) que supervisa el programa de reformas y de ajustes de ese país.

En un comunicado, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, puntualizó que además de recibir el sexto tramo (de la ayuda internacional) hay que implementar un nuevo programa que dé una respuesta definitiva sobre la solvencia de la deuda pública.

Grecia está a la espera de que en la próxima cumbre europea, el 23 de octubre, se decida ratificar el acuerdo alcanzado en la anterior reunión (del pasado mes de julio) sobre un nuevo paquete de rescate para el endeudado país.

Venizelos aceptó las observaciones de la troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), sobre el retraso de Grecia a la hora de aplicar las reformas y medidas.

"Estamos obligados, para el bien de la gente, a cubrir los retrasos en las reformas estructurales para conseguir las metas para 2012 y alcanzar un superávit primario", señaló Venizelos.

El Gobierno ha tenido que revisar sus previsiones para el déficit, que en este año será del 8,5% en lugar del 7,6% pactado inicialmente con la troika.

La propia troika señaló hoy en un comunicado emitido en Bruselas que "una vez que el Eurogrupo y el comité ejecutivo del FMI hayan aprobado las conclusiones de la quinta revisión estará disponible el tramo de 8.000 millones de euros, probablemente a principios de noviembre".

El proyecto de ley que debe de ser aprobado por el Parlamento griego a finales de octubre para implementar nuevas medidas de austeridad, como recortes de sueldos y pensiones, más impuestos y despidos de funcionarios, es rechazado por la oposición y también por algunos diputados del partido gubernamental.

En una reunión hoy entre Venizelos y el comité de finanzas del gobernante partido socialista Pasok, varios diputados de esta formación se negaron a aprobar parte de las medidas.

"Si ustedes consideran que este Gobierno es incapaz, entonces, terminen con él", advirtió Venizelos a sus correligionarios.

Ninguno de los disidentes declaró que votará en contra del proyecto de ley.