La prima para los bonistas es del 56,6% frente al 31% de los accionistas

Premio gordo para los inversores en los convertibles del Pastor

A los inversores que compraron los bonos obligatoriamente convertibles del Pastor les ha salido un negocio redondo. Popular se los adquirirá con una prima del 56,5%, frente al 31% que ofrece por las acciones.

El Pastor vendió en marzo 251,8 millones de euros en bonos obligatoriamente convertibles a través de sus oficinas, con el objetivo de reforzar su capital. Hubieran supuesto un 20% del capital del banco, una vez transformados en acciones.

La entidad presidida por José María Arias se comprometió a pagar un 8,25% anual durante tres años, puesto que en abril de 2014 se convertirían en títulos del Pastor. De momento, los bonistas han recibido los intereses correspondientes a un trimestre el pasado 14 de julio y se embolsarán otro pago el próximo 14 de octubre.

Pero la mala evolución en Bolsa de la entidad ha provocado que las convertibles cotizaran notablemente por debajo del precio de colocación, incluso por debajo de su precio teórico de acuerdo al precio de canje (3,7 euros por acción del Pastor). En concreto, se cambiaban a 70,4 euros el pasado viernes en el mercado de renta fija de la Bolsa de Madrid, cuando los inversores las compraron a 100. De hecho, hoy han se han disparado un 42%, frente al 21,05% que han subido las acciones.

El canje ofrecido por Popular a los accionistas del Pastor supone una prima del 31% respecto al precio del viernes, puesto que les cambiará cada acción por 1,115 títulos, valorados a 3,97 euros frente a los 3,04 euros que valía cada título del banco gallego el viernes.

Mientras que la prima ofrecida a los titulares de los bonos obligatoriamente convertibles se situaba al cierre del viernes en el 56,5% respecto al precio de mercado de las obligaciones (del 70,4% respecto al nominal), puesto que les ofrece 30,9 acciones, valoradas a precios del viernes en 110,2 euros.

La prima de los convertibles permite garantizar así a los inversores un precio un 10% superior al que pagaron en la colocación realizada en marzo y emitida en abril. Por tanto, de no haber ofrecido un atractivo así los inversores ni tan siquiera hubieran podido recuperar su precio de compra.