Francia subraya las garantías a los clientes y acreedores de Dexia

Dexia vuerlve a cotizar con caídas del 4,4%

El rescate y las posteriores palabras de tranquilidad de políticos y gestores no ha sido suficiente para evitar el desplome de Dexia nada más regresar al parqué. El banco franco-belga comenzó a cotizar con un desplome del 17% en Bolsa, aunque ahora limita sus pérdidas al 4,4%. El consejo de Administración de Dexia ha aceptado formalmente la oferta presentada por el Gobierno belga que tiene como objetivo la división de la entidad en tres y la nacionalización por 4.000 millones de euros de la filial belga, Dexia Banca Bélgica.

La decisión adoptada por unanimidad, según ha anunciado el presidente del consejo, Jean-Luc Dehaene, incluye la ya conocida creación de un banco residual que aglutine a los activos tóxicos.

Esta noticia se conoce el mismo día en que el consejero delegado de Dexia, Pierre Mariani, aseguró en una conferencia con analistas que Dexia no tiene fragilidad en lo que respecta a su nivel de capital. El primer ministro francés, François Fillon, subrayó hoy que el acuerdo con los gobiernos de Bélgica y Luxemburgo para la partición de Dexia garantiza "la seguridad" de los clientes y acreedores del banco, así como la preservación de "los derechos y los intereses de los empleados".

Los problemas de Dexia provienen de la refinanciación de una cartera de activos acumulados antes de su rescate en 2008, aseguró el consejero delegado de la entidad, en una conferencia con analistas. El banco, aseguró, no tiene "fragilidad" derivada de su niovel de capital.

Ha sido esta una mañana llena de declaraciones que trataban de sonar tranquilizadoras. El primer ministro francés, François Fillon, subrayó hoy que el acuerdo con los gobiernos de Bélgica y Luxemburgo para la partición de Dexia garantiza "la seguridad" de los clientes y acreedores del banco, así como la preservación de "los derechos y los intereses de los empleados". En un comunicado, Fillon precisó que los tres gobiernos que acordaron esta madrugada salvar el banco franco-belga Dexia "tomarán todas las medidas necesarias para asegurar la seguridad de los clientes y de los acreedores". El banco franco belga

"Estarán particularmente atentos a que se preserven los derechos y los intereses de los empleados del grupo y de sus filiales", que sumaban en total unos 35.200 a finales del primer semestre. La entidad franco-belga explicó que se propondrá a los 600 empleados que trabajan en la estructura del consorcio su recolocación en alguna de las filiales.

El gabinete del primer ministro francés, que ayer se desplazó a Bruselas para negociar con las autoridades belgas y luxemburguesas, recordó que el acuerdo alcanzado es "una aceleración de las cesiones de activos" de Dexia con "tres operaciones de envergadura". En primer lugar citó el traspaso de la filial francesa Dexia Municipal Agency (DMA), que agrupa la actividad de préstamos a los ayuntamientos a la Caisse des Depots et Consignations (CDC, un organismo financiero francés de titularidad estatal). En su comunicado, el gabinete de Fillon hizo hincapié en que ese dispositivo pone en evidencia "los esfuerzos importantes desplegados por los gobiernos belga, francés y luxemburgués en favor de la estabilidad financiera en la zona euro".

Más nacionalizaciones

El ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, no excluyó por su parte que sea necesario rescatar otras entidades financieras de Bélgica, después del plan multimillonario articulado para evitar la quiebra del banco francobelga Dexia. "Todo depende de como resolvamos la crisis", respondió hoy Reynders en una entrevista con la radio pública RTBF al ser preguntado por otras posibles recapitalizaciones. El ministro urgió a prestar la ayuda necesaria a Grecia para evitar el contagio a otras economías europeas y aliviar la presión sobre países como Italia y España.

Acerca del caso particular del banco KBC, que como Dexia también necesitó apoyo estatal en 2008, Reynders explicó que se trata de una entidad que está respondiendo bien a todas las demandas de la Comisión Europea.