Repercusiones de la nueva ronda de ayudas públicas al sistema financiero

Las cinco claves del plan de recapitalización de la banca

La segunda ronda de recapitalización del sistema financiero está ya sobre la mesa. Hasta que se materialice, organismos internacionales y analistas detallan el posible coste de la factura, las diferentes posturas, las fechas para concretarlo y las entidades que están en el ojo del huracán.

Dexia ha abierto la veda a la segunda ronda de ayudas públicas a los bancos y la noticia se ha convertido en la esperanza del sector en toda Europa. Por el momento, solo hay declaraciones de intenciones y algunas pinceladas para un plan que, aunque se presenta complicado, supone avanzar por el camino correcto para atajar la delicada situación de algunas entidades del Viejo Continente. Para entender en qué consiste este proyecto es imprescindible responder a cinco preguntas:

1. ¿Qué supone recapitalizar el sistema financiero?

El fin principal de este plan es atajar los problemas de liquidez que sufren algunas entidades por su exposición a la deuda soberana periférica. Y la decisión de llevarlo a cabo no responde al azar. "Quieren capitalizarlos antes de que se haga una quita en Grecia", destaca Rafael Romero, de Unicorp Patrimonio. Y es que, en un momento delicado en los mercados, es imprescindible generar la confianza necesaria y asegurar que los bancos tienen capital suficiente para afrontar escenarios adversos.

2. ¿Qué posturas diferentes adoptan los Gobiernos?

Como viene siendo habitual últimamente, cualquier medida que se propone para combatir la crisis provoca diferentes reacciones. En este caso, Francia y Alemania vuelven a la carga. Francia apuesta por una "solución europea" tanto en términos políticos como económicos, lo que conllevaría la participación del fondo de rescate de la zona euro, mientras que Merkel ha advertido que la utilización de ese fondo solo es posible cuando un país no tiene suficiente con sus propios recursos, por lo que pone en peligro la estabilidad de la eurozona.

Y es que la manera de llevarlo a cabo no está clara. Tal y como explica Daniel Pingarrón, de IG Markets, hay múltiples opciones. "Lo ideal sería a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, otra opción sería recurrir al Banco Central Europeo o a través de una ampliación de capital del sector privado, aunque esto último no es muy viable. Lo más realista, que será lo que probablemente pase, es que los Estados se hagan cargo de la factura".

3. ¿Qué entidades están en el ojo del huracán?

El motivo para llevar a cabo la recapitalización es la exposición de algunas entidades a la deuda periférica por lo que, según Pingarrón, "los más afectados son los bancos franceses, seguidos de los alemanes, los italianos, los holandeses y los belgas". "El criterio fundamental para decidir que entidades hay que recapitalizar es precisamente saber que bancos van a ver afectada su cartera de títulos de deuda por su exposición a la deuda periférica", añade.

4. ¿Cuánto dinero se puede necesitar?

El Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea, Morgan Stanley.... Todos lanzan sus hipótesis sobre el coste de la factura. En concreto, Antonio Borges, director europeo del FMI, ha situado la cifra entre 100.000 y 200.000 millones de euros, mientras Morgan Stanley reduce el coste a 140.000 millones y la Unión Europea no se lanza a la piscina y prescinde de dar datos concretos. Pingarrón, sin embargo, considera que "cualquier proceso de recapitalización de la banca va a quedar muy lejos de estas cantidades" y detalla que "entre 50.000 y 100.000 sería una buena cifra".

5. ¿Cuándo podría empezar a llevarse a cabo?

Medidas sobre la mesa hay muchas, discusiones hay bastantes y de buenas intenciones se plagan los días. Sin embargo, la gran duda es saber cuándo podría empezar a materializarse esta medida. Natalia Aguirre, directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, detalla que hay varias fechas clave. "La primera sería este domingo, con la reunión de Merkel y Sarkozy en Berlín, después vendría la cumbre del Ecofin del 17 y 18 de octubre y finalmente la reunión del G20 el 3 y 4 de noviembre".