Afirma que no tiene ninguna solicitud

El FMI aclara que no contempla comprar deuda de países europeos

El responsable del Fondo Monetario Internacional en Europa, Antonio Borges, afirma que la crisis de deuda se ha trasladado a una nueva fase de mayor escala y urge a la eurozona a ejecutar los acuerdos alcanzados en julio.

Antonio Borges, responsable del FMI en Europa
Antonio Borges, responsable del FMI en Europa

El FMI ha presentado sus perspectivas económicas para Europa, en las que afirma que la situación que viven Italia y España no es la misma que la que han sufrido otros países como Grecia y Portugal. "El problema principal en España e Italia es de confianza. Estos países son solventes y deberían tener un acceso normal a los mercados. Para el FMI es primordial restaurar la confianza en la deuda de España e Italia para traer de vuelta a los inversores a estos mercados". Borges ha añadido que los inversores tienen que percibir que "es apropiado continuar comprando su deuda, para lo que se requiere cierta involucración oficial".

Para ello, ha planteado la posibilidad de que el FMI adquiera deuda española e italiana en los mercados primario y secundario si fuera necesario, creando un "vehículo especial que permitiera comprar deuda, algo que se ha hecho en el pasado". Este anuncio ha relajado en cierto modo el diferencial de la deuda española, que abría esta mañana sobre los 335 puntos básicos y baja en estos momentos de los 330. Horas más tarde, Borges matizaba: "Déjenme ser claro acerca de unos comentarios que realicé antes. El Fondo solo puede prestar sus recursos a los países, y no puede utilizar estos recursos para intervenir en los mercados de bonos de deuda directamente".

El organismo económico ha precisado que "en la actualidad estamos prestando dinero a varios países europeos que nos han pedido apoyo. No tenemos ninguna solicitud adicional de apoyo por parte de miembros de la zona euro y no estamos contemplando participación alguna en el mercado junto con el FEEF".

En su informe, el FMI afirma que los crecientes intereses que ambos países han de pagar por colocar deuda soberana, junto a los ajustes fiscales y las tensiones en sus respectivos sectores financieros son obstáculos adicionales a una ya de por sí moderada actividad. El organismo mantiene las previsiones de crecimiento y de inflación para 2011 y 2012 tanto en España como en Italia.

La crisis de deuda está lastrando el crecimiento en la eurozona, motivo por el cual el FMI ha insistido al Banco Central Europeo que intensifique su respuesta si ésta amenaza con desestabilizar los mercados financieros. "El BCE debe rebajar su política de tipos si los riesgos para el crecimiento y la inflación persisten", y le recomienda continuar con la compra de deuda soberana "el tiempo que sea necesario". De momento, y hasta que no se llegue a una situación límite, el FMI recomienda a la autoridad monetaria europea que actúe con cautela en lo que respecta a la política fiscal dadas las diferentes necesidades que tienen unos países respecto a otros.

Lo que sí precisa al BCE es que active la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera: "Aunque los dirigentes europeos han dado muchos pasos importantes, es necesario poner en acción rápidamente las nuevas herramientas convenidas en la cumbre europea del 21 de julio para restablecer la confianza de los consumidores, los mercados y los inversores", ha declarado Borges.

En caso contrario, podrían amplificarse los efectos de la crisis a niveles superiores a los sufridos durante el último verano. "Las continuas tensiones en los mercados de la zona euro y la debilidad global hacen que los riesgos de un retroceso sean particularmente agudos", remarca.

Borges también se ha referido a Grecia, asegurando la participación del FMI en el segundo rescate si el país heleno "demuestra que está dispuesto a resolver sus problemas de deuda". "Si hay un segundo paquete de ayudas a Grecia, que es lo previsible, creo que el FMI participaría estando convencido de que Grecia está en marcha y que las políticas correctas pueden llevarse a cabo y que la deuda puede ser sostenible". El el informe presentado hoy, el FMI mantiene que Portugal y Grecia continuarán en recesión hasta la última mitad de 2012 e inicios de 2013