Declaraciones de las autoridades económicas

Francia rechaza que el rescate de Dexia represente una amenaza para su triple A

Las máximas autoridades económicas de Francia han salido al paso de las especulaciones respecto al potencial impacto negativo sobre la nota de solvencia (AAA) del país galo del respaldo público al banco franco belga Dexia, afectado por su exposición a la deuda soberana griega y las restricciones para acceder a los mercados de capitales.

"Encuentro estas apreciaciones exageradas y muy inexactas", afirmó el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, en la emisora ''Europe 1'' en respuesta a las críticas vertidas por el ex primer ministro socialista Laurent Fabius.

Además, Noyer precisó que los estados no asumirán garantías más allá de las adquiridas en el primer rescate de Dexia en 2008 y añadió que Francia y Bélgica inyectarán "mucho menos dinero del que proporcionó Reino Unido" en el rescate de RBS y otras entidades sin que por ello viera amenazada su máxima nota de solvencia.

Por su parte, el ministro galo de Economía, Francois Baroin, puntualizó en una entrevista concedida a la cadena de radio RTL que la garantía ofrecida por los gobiernos de Francia y Bélgica no agravará la situación de la deuda pública francesa.

Asimismo, Baroin apuntó que este jueves "podría alcanzarse una solución" al respecto, que "indiscutiblemente" pasa por una reestructuración de la entidad franco-belga y reconoció como la opción "más sólida" la posible absorción de las actividades de Dexia en el ámbito de préstamos a entidades y colectivos locales por parte de la Caja de Depósitos y la Banca Postal.

"Bélgica y Francia reaccionaron perfectamente en 2008 (...) En esta ocasión haremos prácticamente lo mismo. Garantizaremos la protección de los depósitos de los particulares, principalmente en Bélgica, y el mantenimiento de la actividad de los gobiernos locales para financiar sus inversiones", explicó.