Los ciudadanos responden a los ajustes

La quinta huelga general paraliza Grecia

Grecia ha quedado este miércoles paralizada por una nueva jornada de huelga general. La quinta convocatoria del año ha sido organizada en protesta contra las últimas medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno.

Un hombre cubierto con su propia sangre escapa después de que un grupo de manifestantes de izquierda lo acusaran de fascista y trataran de lincharlo durante una protesta en Atenas
Un hombre cubierto con su propia sangre escapa después de que un grupo de manifestantes de izquierda lo acusaran de fascista y trataran de lincharlo durante una protesta en Atenas

Miles de personas se manifestaron en el centro de Atenas para expresar su rechazo a unas medidas gubernamentales que implican el despido de 30.000 funcionarios, nuevos recortes de salarios y pensiones, y otro aumento de impuestos.

Desde la medianoche de hoy no circularon trenes, mientras que los autobuses urbanos dejaron de funcionar durante tres horas por la mañana y tienen previsto otro paro parcial a partir de las 21:00 h. local (18:00 h. GMT).

Los taxis y algunas líneas de metro sí circularon por la capital, pero el transporte aéreo nacional e internacional estuvo completamente paralizado por la huelga de los controladores aéreos.

Los empleados de los ministerios, las empresas públicas, las escuelas y hospitales no trabajaron en protesta contra las medidas de austeridad, que los griegos consideran cada vez más injustas.

Las cadenas estatales de radio no emitieron programas de noticias y la agencia de noticias ANA no envió cables a sus clientes.

Las manifestaciones transcurrieron en su mayor parte en tranquilidad, pero unos 300 radicales se enfrentaron a la policía, lanzando pierdas y artefactos incendiarios, a lo que los agentes de seguridad respondieron con gases lacrimógenos.

Doce personas fueron detenidas, mientras que dos policías y un número de civiles, entre ellos un fotógrafo de la agencia de noticias France Press, resultaron heridos.

También en otras ciudades griegas hubo manifestaciones que desembocaron en violentos incidentes con la policía.

Los manifestantes pedían a gritos que se fuera del país la llamada troika internacional (inspectores del Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo) que supervisa la puesta en marcha de las medidas de ajuste para reducir el déficit público.

Debido a que Grecia no podrá cumplir su objetivo de déficit del 7,6% del Producto Interior Bruto (PIB) este año, el Gobierno se ha visto obligado a proponer nuevas medidas de ahorro, que le aporten unos 2.000 millones de euros adicionales este año y 5.000 millones el próximo.

Eso significa que los griegos deberán apretarse una vez más el cinturón y que por primera vez los funcionarios no sólo verán afectados sus sueldos sino también sus puestos de trabajo.

En un primer paso, 30.000 funcionarios perderán su trabajo en los próximos meses, y otros 120.000 lo harán de aquí a 2013.

Grecia, un país de 11 millones de habitantes, cuenta con unos 900.000 empleados en el sector público.

El proyecto de ley para esos ajustes, sumados al aumento de impuestos, tasas extraordinarias sobre las viviendas y los carburantes, así como una reducción de las pensiones mínimas, será puesto a trámite mañana, jueves, en el Parlamento.

Por otra parte, el Gobierno no desmintió hoy una información de que la troika haya exigido incluso reducciones de sueldo en el sector privado, con la eliminación del acuerdo colectivo nacional y la supresión del salario mínimo (750 euros mensuales).

El FMI parece no tener prisa para que terminen las negociaciones con el Gobierno griego, de las que depende el informe para poder entregar a Grecia un nuevo tramo de la ayuda financiera necesaria para mantenerse a flote ya que sus fondos terminan a mitad de diciembre.

La troika ha reiterado que participará en un segundo rescate para Grecia siempre que se cumplan las medidas y reformas para hacer más sostenible su enorme deuda, que alcanzará en 2012 el 172,7% del PIB.

La próxima cita de los sindicatos para una huelga general de 24 horas está prevista para el 19 de octubre.