Bruselas planea forzar una bajada de los precios del ADSL

La CE y las 'telecos' chocan en la política de impulso a la fibra

La Comisión Europea quiere forzar a las telecos a invertir en fibra. Su fórmula: rebajar los precios mayoristas del ADSL en las redes de cobre, para que apuesten por la fibra. Las operadoras han dejado claro que para invertir en fibra óptica deberá establecerse un modelo de negocio sostenible.

La regulación de las redes de fibra óptica va a enfrentar a la Comisión Europea con las grandes operadoras de telecomunicaciones. Y es que Bruselas cree que las telecos están acomodadas en el negocio basado en las redes de cobre. Así, está buscando la forma de recortar los beneficios que estas compañías obtienen de la explotación de sus tradicionales infraestructuras de cobre, que podría pasar por un recorte de los precios mayoristas del ADSL, para forzar un aumento de la inversión en las nuevas infraestructuras de fibra.

La comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, señaló ayer en unas jornadas de la European Telecommunications Network Operators (ETNO) que estas empresas han obtenido grandes retornos del negocio mayorista procedente de la comercialización a sus rivales de las redes de cobre, que fueron de su propiedad tras los procesos de privatización en la década de los noventa. La comisaria advirtió de que estos beneficios que están ganando estas compañías podrían estar frenando la inversión en fibra e indicó que busca restaurar los incentivos para impulsar estas inversiones.

Kroes anunció que se va a abrir un proceso de consulta pública de varios meses para las recomendaciones sobre cómo calcular los costes que deben encarar los operadores dominantes para permitir que sus competidores utilicen sus redes de cobre. La comisaria estima que será necesaria una inversión de 270.000 millones de euros en Europa hasta 2020 para llevar la fibra óptica a todos los hogares.

En este contexto, los operadores se han mostrado muy críticos con la opción de que se fuerce una bajada de los precios mayoristas del ADSL. "Va a cargarse la red de cobre", señalaron fuentes del sector, quienes añaden que las tecnologías actuales permiten todavía sacar un gran rendimiento a estas infraestructuras.

Modelo de negocio

Además, las telecos han vuelto a pedir que se reduzca la regulación en la fibra. César Alierta, presidente de Telefónica, indicó en las mismas jornadas de ETNO que "nadie tiene ningún obstáculo para invertir en redes ultra rápidas, como estamos haciendo, pero nadie lo hará si no hay un modelo de negocio claro. Nosotros no invertiremos para beneficiar a esos que no lo hacen".

Alierta, que advirtió que bajar los precios en las redes de cobre sería algo muy negativo en el entorno actual de crisis, destacó que "ha llegado el momento de que las reglas del mercado funcionen, y los acuerdos comerciales entre los distintos agentes del mercado deben prevalecer sobre la regulación".

La industria advierte de nuevas caídas de ingresos y beneficios

El movimiento de Bruselas fue criticado por el sector. Fuentes de la industria explicaron que, de forzarse un recorte del precio del ADSL, las operadoras obtendrán menos ingresos y eso se traducirá en una disminución de las inversiones en redes de fibra. Henrek Poulsem, consejero delegado de la danesa TDC, dijo a Reuters que esta estrategia de la Comisión Europea es un error. "Reducirá los beneficios de la industria, así que habrá menos dinero para invertir", señaló. Franco Bernabè, consejero delegado de Telecom Italia, habló de una "simple estupidez", y advirtió de que la nueva regulación solo sería un nuevo hándicap para una industria que ya está sufriendo caídas de ingresos y beneficios.