No obstante, mejora una décima su estimación para este año

Fitch baja drásticamente su previsión de crecimiento para España en 2012, hasta el 0,5%

La agencia de medición de riesgos Fitch ha recortado drásticamente su previsión de crecimiento para el Producto Interior Bruto (PIB) de España en 2012, desde el 1,6% al 0,5%, según indica el informe económico semanal publicado hoy.

El grave deterioro que sufre la economía desde del segundo trimestre de este año seguirá pasando factura al PIB español el próximo ejercicio. Fitch ha metido la tijera en su previsiones de crecimiento para España en 2012 y las rebaja desde el 1,6% hasta el 0,5%. Un drástico recorte que no hace más que confirmar que la situación seguirá empeorando. Incluso la revisión a la baja alcanza el año 2013, con un nuevo cálculo de crecimiento del 1,5% desde el 1,9% anterior.

Solo se salva 2011, con una ligera revisión al alza. El documento de Fitch valora la austeridad fiscal del Gobierno español y aumenta desde el 0,6% al 0,7% su estimación de crecimiento para el actual ejercicio. No obstante, sigue muy lejos del objetivo del Gobierno español, que lo mantiene inamovible en el 1,3%.

Fitch destaca no sólo la austeridad fiscal sino la importante caída de las importaciones (3,7%), un descenso que ha compensado en parte la caída de las exportaciones, que ha sido de menor cuantía de lo esperado (1,9%).

En tanto que las previsiones de Fitch sobre Francia o Alemania apenas sufren variación, Italia acusa en el informe las medidas de austeridad anunciadas por el Gobierno italiano, que afectarán al consumo privado y a la inversión a medio plazo. De este modo, según Fitch el PIB italiano crecerá el 0,2% en 2011 frente al 1% previsto en anteriores informes, y en 2013 el crecimiento será del 0,6%, por debajo del 1,6%.

Para el conjunto de la zona del euro, Fitch mantiene prácticamente sin variación sus estimaciones de crecimiento en 2011, que pasan del 1,7% al 1,6%, pero las rebaja sustancialmente en 2012, desde el 1,8% hasta el 0,8%. En 2013, prosigue el informe, la zona del euro crecerá el 1,5%, frente al 2,1% inicialmente previsto por la agencia.