Batalla en la era pos-PC

Amazon presiona a un mercado en ebullición

Sus prestaciones son muy inferiores a las de sus rivales potenciales, pero el precio de la tableta Kindle Fire es un quebradero de cabeza para los grandes fabricantes.

La irrupción de Amazon en el mercado de las tabletas puede suponer toda una revolución en un negocio que crece a pasos agigantados. El precio de su nueva joya, el Kindle Fire, fijado en 199 dólares (146 euros), es el atractivo principal de un modelo que no destaca por sus prestaciones técnicas. Sin embargo, el hecho de que cueste menos de la mitad que los modelos de la competencia, junto a la inmensa oferta de servicios y contenidos de Amazon.com, amenaza con alterar el statu quo que formaban hasta ahora Apple y Samsung en este mercado, aunque el liderazgo de la compañía de la manzana no corre, de momento, peligro.

La Kindle Fire abre una vía que ninguna de las compañías dominantes habían abierto, el de las tabletas low cost. Otras, como la china ZTE, a través de Movistar en España, sí han lanzado modelos a coste reducido, pero ninguna con las posibilidades de la unidad de Amazon, con una oferta, por ejemplo, de 100.000 películas, 17 millones de canciones y un millón de libros, que se podrá almacenar de forma ilimitada en su nube.

Unas características que hacen peligrar la segunda posición de Samsung en el mercado de las tabletas. Algunos analistas prevén que su caída del segundo peldaño se consolidará en 2012, lo que no será extraño teniendo en cuenta que Amazon calcula que venderá cuatro millones de unidades de Fire en el mes y medio que estará a la venta en 2011. Para 2012, estiman que la nueva tableta ayudará a incrementar las ventas de Amazon en un 32%, para llegar a una facturación de 64.600 millones de dólares. La última tableta de Samsung, la Galaxy 10.1, tiene un precio aproximado al del iPad, 479 euros en su versión más limitada, que le permite obtener apenas un 5% de margen de beneficio, lo que hace inviable por ahora una reducción drástica de los precios en sus tabletas actuales a niveles siquiera cercanos al Kindle Fire.

Pero no solo Samsung puede ser la gran damnificada por la irrupción de Amazon en el mundo de las tabletas. También el resto de marcas que utilizan Android como sistema operativo, el mismo que equipa Kindle Fire. Son los casos de Motorola y su modelo Xoom, o las desarrolladas por Acer o Asus, que ya tenían una penetración limitada en el mercado. Y la recién llegada Sony, con sus S y P, tendrá que replantear sus ambiciosas previsiones, que la situaban como número dos del sector en 2012. Las tabletas del fabricante japonés también incorporan Android, y la forma en que funcionarán en el mercado ha sido objeto de todo tipo de opiniones. Sus precios, de 479 euros a 599, están en la línea de los que iban a ser sus competidores principales hasta que llegó Kindle Fire. Rafael Vieyra, director general de Sony Iberia, salió ayer al paso cuando los periodistas le preguntaron si su compañía va a entrar en las tabletas low cost, declarando que desde Sony prefieren "no comparar precios entre dispositivos que tienen características distintas", dijo aludiendo a las limitaciones del Kindle Fire, sin nombrarle expresamente.

El directivo añadió que se sienten "cómodos" con la oferta que lanzan, "porque nuestros tablets llevan cámaras, 3G y un montón de características que justifican el precio que proponemos". De cualquier manera, añadió, "en el mercado va a haber espacio para los distintos formatos", informó Marimar Jiménez.

Un espacio que, según algunos expertos, no tendrá el modelo de Blackberry, con unos discretos datos de ventas que pueden llevarlo al particular cementerio de tabletas en el que por ahora se encuentra la TouchPad de HP.

Apple, intocable

Mientras el resto se inquieta ante la llegada de Amazon, Apple respira cierta tranquilidad a sabiendas que su dominio en este mercado es incontestable. Al menos, por ahora. Casi el 70% de las tabletas que se venden en el mundo son suyas, porcentaje que crece hasta el 80% en EE UU. Para destronarla hará falta algo más que un precio muy reducido, aunque la compañía fundada por Steve Jobs tampoco debería confiarse de cara al futuro.

El lanzamiento del futuro iPad 3, que podría tener lugar a inicios de 2012, será una prueba de fuego y una oportunidad para demostrar que Apple quiere ser el líder incontestable de este sector no solo por su nombre, sino por su capacidad para reinventar el producto que ella misma creó.

El mercado de las tabletas no ha hecho más que nacer. La consultora Forrester Research calcula que crecerá un 51% anual hasta 2015. Lo que hoy parece inamovible, en unos años puede dar la vuelta en un sector que no tiene techo.