El banco dibuja tres salidas para la tragedia griega

El PIB de Grecia caería a la mitad en caso de quiebra, según Société Générale

Un informe del banco francés Société Générale plantea tres posibles desenlaces a la crisis soberana por la que está pasando Grecia, y que amenaza con sumir al planeta en una nueva recesión.

El primero de ellos sería la participación del sector privado en el rescate griego, por la vía de aceptar una quita parcial. Según ese escenario, los créditos de la UE y el FMI se irían renovando de forma ordenada, cubriendo las necesidades del sector público de Grecia hasta entrado 2014. Con todo, los bancos griegos tendrían que recapitalizarse, si bien el impacto sobre la actividad económica sería moderado. En cuanto a los bancos del resto de Europa, dependiendo del tamaño de la quita podrían también verse obligados a aumentar su capital. Sin duda, esta salida sería la más deseable dado el estado al que han llegado las cosas.

El segundo escenario sería una prolongación de la situación actual, en la que la UE y el FMI han frenado la entrega de fondos a Grecia ante las dudas sobre su ajuste fiscal. Si el plan de rescate se abortase definitivamente, Grecia sufriría un parada parcial de su sector público, se activarían los Credit Default Swaps (apuestas sobre impagos de bonos) y el acceso a liquidez del BCE se limitaría a la ELA (fondo de emergencia del Banco Central de Grecia). Según Société Générale, esta eventualidad derivaría en un impago de la deuda griega, y sería probable que el país tuviese que abandonar el euro. Las consecuencias serían muy graves: caída del 25% en el PIB griego durante el primer año, y contagio al resto de Europa, con una caída de actividad global del entorno del 5% en ese primer año.

¿Duro? Depende de con qué se compare. Todavía queda una salida peor a la crisis: la declaración de default o bancarrota por parte del Gobierno griego. En este caso, ninguna recapitalización posible evitaría el colapso financiero del país, que se vería obligado a salir del euro y también de la Unión Europea. La situación social devendría en "potencialmente explosiva", corolario lógico de una caída del PIB del 50%. Este cálculo se basa en sumar al 25% del escenario 2 las consecuencias de la salida de la UE: pérdida de fondos estructurales y agrícolas, ausencia del mercado único, etc. Según SG, el conjunto de la zona euro sufriría en este caso extremo las mismas consecuencias que en el del fin del plan de rescate: contagio de riesgo sistémico, recapitalización obligatoria de bancos y recesión severa, con caída del PIB superior al 5%.

La situación puede parecer catastrófica, probablemente porque lo sería. Según un estudio del Banco de Inglaterra, citado en el blog FTAlphaville, el coste medio de una crisis soberana perfecta (que incluye default, crisis financiera y crisis cambiaria) alcanzó entre 1970 y 2000 el escandaloso porcentaje de 21,7 puntos de PIB. Si a ello se suma la gran particularidad griega (pertenencia a un sistema monetario y un mercado únicos, a los que tendría que renunciar), se puede inferir que los cálculos de Société Générale no exceden a la razonabilidad.

Como plantean en FTAlphaville, "cuanto más explosiva parece la situación, más lógico será que todo el mundo acepte la opción de la quiebra ordenada como la única válida. ¿Verdad?" A la vista del devenir de la crisis, esa última pregunta está planteada con intención irónica.