Corresponde al coste de 2008

Vodafone y Orange pagarán 24 millones a Telefónica por el servicio universal

Llega el momento del cobro. Telefónica ha sido la encargada de llevar el teléfono fijo a todos los usuarios españoles y eso tiene un coste, que Vodafone y Orange están obligadas a sufragar.

El servicio universal de telefonía fija obliga a un operador (Telefónica, desde la época del monopolio) a llevar el teléfono, las guías y las cabinas a todo el territorio español, al margen de que sea rentable para ella. Hace unos años, solo la compañía encargada de prestar este servicio sufragaba el coste que supone, pero en 2007 la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) decidió que el resto de las empresas de telecomunicaciones debían contribuir también a compensar los gastos.

Lo decidió en 2007, pero se remontó a 2003 para sufragar los costes. Así, desde ese año otras dos operadoras han sido llamadas cada ejercicio a compartir la carga con Telefónica.

Vodafone y Orange son las elegidas, ya que la CMT hace un estudio del reparto de los ingresos del sector entre las operadoras y determina cuáles tienen la cuota suficiente como para tener que participar. Y lo hace tanto entre las operadoras de telefonía fija como las de móvil. Una vez decidido eso, queda resolver cuánto paga cada empresa en función de su peso en el mercado.

Poco a poco, la CMT ha ido fijando los costes para cada año y ahora ha llegado la resolución referida a 2008. En total, el regulador reconoce que a Telefónica le costó 74,85 millones de euros prestar el servicio universal en ese ejercicio y que Vodafone y Orange tendrán que devolverle 24 millones.

Por su mayor peso en el mercado, a Vodafone le toca pagar más. La CMT ha establecido que su cargo asciende a 16,57 millones de euros. Orange abonará 7,6 millones. En total, por tanto, son 24 millones de ingresos extra que le vendrán muy bien a Telefónica para mejorar sus resultados en España.