Calculó su pensión vitalicia apenas un mes después de asumir el cargo

El Banco de España despide hoy a la exdirectora general de CAM

El despido de María Dolores Amorós, que desde la intervención del FROB se encontraba suspendida de empleo pero no de sueldo, será efectivo hoy por irregularidades en el cálculo de su pensión vitalicia.

María Dolores Amorós
María Dolores Amorós

La exdirectora general de Caja de Ahorros del Mediterráneo, María Dolores Amorós, será despedida hoy de la entidad intervenida por el Banco de España acusada, entre otras cosas, de buscar su propio beneficio al calcular al alza su pensión vitalicia.

La decisión del regulador fue comunicada ayer y será efectiva desde hoy. Amorós ya fue apartada de la dirección general después de que el FROB pasara administrar la entidad, el pasado 22 de julio, aunque esa decisión no se tomó hasta entrado el mes de agosto. Desde entonces, nadie sustituyó a Amorós en el cargo y tampoco está planeado que alguien asuma el cargo tras la decisión de despedirla de la caja de ahorros.

Junto a una gestión que ha llevado a CAM a ser intervenida por el FROB, que ya inyectó 3.000 millones de euros nada más tomar las riendas de la entidad y necesitará otra partida de hasta 2.800 millones para cumplir con sus vencimientos, el Banco de España le acusa de calcular erróneamente, de forma intencionada, una pensión vitalicia de casi 370.000 euros anuales apenas un mes después de tomar posesión de su cargo, en noviembre del pasado año y sin que la asamblea de la entidad hubiera confirmado aún su nombramiento. Precisamente, el sueldo fijado como directora general, de casi 600.000 euros, es otro de los puntos que el Banco de España ha tenido en cuenta para su despido definitivo.