Más plazo para las ofertas

¿Qué entidades pujarán por la CAM?

El Banco de España se propone desprenderse de CAM a finales del próximo octubre. Aunque en principio hoy se cerraba el plazo para presentar ofertas, la entidad ha prorrogado hasta el miércoles la fecha límite.

Encontrar un comprador para CAM se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para el Banco de España. El aterrizaje del FROB en la entidad abrió la caja de los truenos y desveló algunos agujeros en las cuentas de la entidad que parecen haber disuadido a los posibles interesados en adquirirla. Entre enero y junio de este año, CAM sufrió unas pérdidas de 1.136 millones, una morosidad del 19% y un déficit de capital de 2.800 millones.

Pero más preocupante es su exposición al ladrillo, una situación que podría multiplicar en un futuro estos números rojos. De los 12.677 millones en créditos a promotores, un total de 7.771 millones han sido calificados ya como morosos o subestándar, es decir, con un riesgo elevado de entrar en impago. Ello supone que la mora en este segmento rozaba a finales de junio ya el 62%. Además, un porcentaje muy elevado de esta cartera inmobiliaria, el 29%, corresponde a suelo y otro 13%, a edificios en construcción.

Una carta de presentación que dificulta su venta, aunque sea a un precio de derribo. Y no es el único hándicap. Su elevado tamaño, con alrededor de 70.000 millones en activos, limita el número de aspirantes a hacerse con una entidad de este calibre. Otro punto en contra es la baja rentabilidad de su negocio (su margen de clientes es muy reducido), a pesar de contar con cerca de 850 sucursales y un volumen de depósitos que roza los 40.000 millones. Tampoco juegan a su favor sus elevadas necesidades de liquidez: entre 2012 y 2013 afronta vencimientos de deuda por 7.773 millones.

Pero a pesar de estos contratiempos, el Banco de España está empeñado en desprenderse de CAM a finales del próximo octubre. Fuentes del sector financiero reconocen que el supervisor ha presionado a las entidades, sobre todo a las españolas, para que se embarquen en esta operación, a cambio de establecer una serie de garantías que les protejan ante posibles sorpresas desagradables. El supervisor está dispuesto a aprobar un esquema de protección de activos durante diez años, en el que el FROB asumiría el 80% de las segundas pérdidas, hasta 2.500 millones de euros, y el comprador solo un 20%. Por encima de esta cifra el respaldo del Estado se elevaría hasta el 90%. Las entidades interesadas también han solicitado al Banco de España la creación de un banco malo que aglutine todos los activos tóxicos de la caja y que este quede bajo la gestión del FROB, una opción que el supervisor de momento descarta.

Santander, BBVA y CaixaBank no faltarán a la cita. De hecho, el consejo de la entidad que preside Isidro Fainé dio el pasado jueves su visto bueno a que CaixaBank participe en la puja. Se prevé que, al menos en la primera fase, prueben suerte otras entidades, como las cajas vascas, Ibercaja, Sabadell o Popular, e incluso alguna entidad extranjera. En total, más de una veintena se han acercado al banco asesor Bank of America para pedir el cuaderno de venta. Será en la segunda quincena de octubre, después de que el Banco de España haya realizado la criba en la preselección de candidatos y arranque la due diligence, durante la cual los aspirantes tendrán acceso a más detalles de las cuentas de CAM, cuando se formulen las ofertas en firme.

Fuentes del sector financiero señalan a Santander, BBVA y CaixaBank como la terna de favoritos que pujará en la recta final. Los dos primeros presumen de contar con las redes de sucursales más rentables: Santander obtiene una media de 758.065 euros por oficina y BBVA, de 997.681 euros. CaixaBank, sin embargo, aún arrastra su agresiva política de expansión de la última década y, con 5.247 oficinas, consigue ingresar solo 475.891 euros por local. No obstante, estas mismas fuentes señalan que la estrategia actual de los dos grandes bancos no pasa por el crecimiento vía compras en España, máxime si se tiene en cuenta que las perspectivas apuntan a que el negocio bancario seguirá en barbecho. Lo lógico, además, sería que CAM quedara en manos de una caja, añaden.