Permite combinar la experiencia individual con la de la comunidad

Busuu, una red social española para aprender idiomas

Martin Varsavsky invierte en esta 'start-up' española que tiene ya más de cuatro millones de usuarios.

Busuu, una red social española para aprender idiomas
Busuu, una red social española para aprender idiomas

El aprendizaje de idiomas sigue siendo igual de aburrido y caro que siempre; apenas si ha cambiado desde los años noventa; la última innovación fue el CD-ROM", asegura Bernhard Niesner, cofundador de Busuu.com, una especie de Facebook pero de idiomas. Esta red social, que permite combinar la experiencia individual con la de la comunidad a la hora de aprender idiomas, nació en España en 2008 y hoy tiene más de cuatro millones de usuarios en el mundo. "Cada día se registran más de 15.000 personas en nuestra web y más de 40.000 se descargan la aplicación para iPhone y teléfonos Android", continúa Niesner. Este austriaco afincado en España asegura que él y su socio suizo, Adrian Hilti, han logrado crear una forma divertida de aprender idiomas. "Nuestros usuarios no solo tienen acceso a material didáctico en nueve idiomas sino también a personas nativas con las que aprenden y practican sus conocimientos. Pueden hablar a través de videochats con ellas y escribir textos que otros les corrigen. Así, los estudiantes en Busuu son a la vez tutores de su propio idioma".

Niesner sostiene que la plataforma ofrece una forma flexible de aprender idiomas (en horario y lugar), interactiva y accesible. "En Busuu se puede aprender inglés por el precio de una comida. Damos un servicio básico gratis y otro Premium por 7 euros al mes, que da acceso a todo nuestro material: unidades de vídeo y gramática, PDF, Podcast".

Actualmente, los usuarios de Busuu se ayudan entre sí de forma altruista (al día se corrigen entre 30.000 y 40.000 textos, muchos por profesores jubilados), pero Niesner explica que en 2012 tendrán profesores en vivo. "Hace poco también lanzamos un curso de inglés para negocios y estamos preparando otros para medicina, abogados... Queremos crear redes específicas que uniremos a la comunidad".

El directivo confía en el potencial de Busuu, que tiene vocación internacional. "Hay más de 1.000 millones de personas en el mundo aprendiendo solo inglés y nos gastamos 128.000 millones de dólares en el aprendizaje de idiomas". Hoy, en Busuu, el 20% de los usuarios viene de Brasil, el 11% de Rusia y el 9% de Colombia. "En España, tenemos 200.000 usuarios, pero el número va creciendo, porque hay una gran necesidad de formación en idiomas, más ahora con la crisis y el paro".

Busuu, que ultima el lanzamiento de tres idiomas (árabe, japonés y mandarín), ha empezado a ofrecer su servicio a empresas e instituciones, con una oferta más económica porque compran en volumen. También negocia acuerdos con escuelas de idiomas y universidades, porque "somos un buen complemento". Además, tiene una alianza con The Guardian para que sus usuarios accedan a artículos del periódico y aprendan con material real, cambiante y de interés.

Dos rondas de financiación y la ayuda del boca a boca

Tras dos años creciendo con capital propio, Busuu ha cerrado dos rondas de financiación que le ha permitido levantar casi un millón de euros. Entre sus inversores está Martín Varsavsky, que en abril decidió apostar por esta start-up, que surgió en un MBA del Instituto de Empresa. Hoy, Busuu, que debe su nombre a un idioma casi extinto de Camerún, del que en los años 80 solo quedaban ocho hablantes, tiene un equipo de 11 personas y pronto serán 20.

"Pronto cerraremos otra ronda de financiación", dice Niesner, que prevé llegar al break even en 2012. "Este año multiplicaremos por cuatro la cifra de negocio de 2010, con varios millones de euros". A final de 2011, esperan tener 6 millones de usuarios; 50 millones en 2014. Y todo, gracias al boca a boca y a Google Adwords, que "nos permite hacer campañas a nivel mundial". Ahora esperan lograr ayuda del CDTI para crear un sistema inteligente de aprendizaje de idiomas a partir del historial de sus usuarios.