El próximo presidente de la FEMP defenderá la propuesta

El PP quiere levantar parte del veto al endeudamiento local

El PP propondrá a través de la FEMP que los ayuntamientos puedan refinanciar la deuda que venza en el año en curso, algo prohibido en la actualidad. La propuesta se presentará en la asamblea de mañana, en la que saldrá elegido el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, como nuevo presidente.

Carlos Molina Madrid

Los 8.116 municipios españoles afrontan mañana una jornada trascendental para su futuro. El vuelco electoral en las elecciones del 22-M, con un aplastante triunfo del PP, le ha otorgado a los populares mayoría en la asamblea que decidirá quién será el nuevo presidente de la Federación Española de Municipios (FEMP). El líder del PP, Mariano Rajoy, ya ha adelantado que propondrá como candidato a Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla. En todas las quinielas figuraba el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, con una dilatada experiencia en la Federación, quién se vio obligado a renunciar ante las presiones del PP para encaramar a Zoido al frente de la FEMP.

El candidato, que salvo sorpresa será nombrado mañana por la tarde, tendrá que brindar con cianuro el primer día que se siente en su nuevo despacho y contemple el complejo panorama que afrontan los ayuntamientos a corto plazo. Por un lado, los entes locales ya están devolviendo los 6.000 millones de más que recibieron en las liquidaciones presupuestarias de 2008 y 2009. Por otro, los ayuntamientos cuya deuda supere el 75% de sus ingresos corrientes, como el de Madrid, no pueden endeudarse a más de un año y finalmente los consistorios están empezando a firmar préstamos con el ICO para devolver parte de los 37.000 millones que adeudan a los proveedores.

En este contexto tan complejo, ¿cuáles son las propuestas que plantea el PP? En la comunicación previa a la Asamblea, el Partido Popular propone que los entes locales puedan refinanciar la deuda que venza en el año vigente, algo que no está permitido en la actualidad y a lo que sí tienen acceso las autonomías. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, lo ha pedido con insistencia ante la imposibilidad de endeudarse a largo plazo y el ministerio de Economía se lo ha denegado permanentemente.

Si el PP gana las elecciones del 20-N, esta medida podría salir adelante sin problemas y supondría un balón de oxígeno para un gran número de ayuntamientos con problemas para cuadrar sus cuentas. Algo a lo que también contribuiría el aplazamiento del pago de esos 6.000 millones que tienen que devolver en los próximos cinco años. Los populares piden una carencia de diez años.

Pero estas ayudas conllevan una contraprestación. A cambio, el PP va a exigir a cada ayuntamiento el diseño de un plan estratégico de racionalización del gasto corriente para los siguientes cuatro ejercicios. En ese proyecto se incluirá, entre otros conceptos, un cambio en la gestión del patrimonio (incluidos los alquileres) dependiente del consistorio, la creación de centrales de compra (incluso con otras administraciones territoriales) para rebajar el coste de la factura en servicios como telefonía o energía, así como la reducción de los gastos de representación o los derivados de la gestión del parque móvil.

Las autonomías, dispuestas a asumir más ajustes

Las doce comunidades autónomas cuyo déficit sobrepasó el 0,75 % del PIB hasta junio (el límite establecido por el Estado para la primera mitad del año) se han comprometido a reducirlo en lo que queda de ejercicio e incluso algunas llevarán a cabo medidas adicionales a las recogidas en sus planes de reequilibrio.

Así se lo han transmitido los consejeros de Economía y Hacienda al secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Juan Manuel López Carbajo, durante las reuniones que han mantenido en las dos últimas semanas. En un comunicado, el departamento dirigido por Salgado anuncia que esas doce autonomías (Andalucía, Asturias,

Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra y Comunidad Valenciana) se han comprometido a desarrollar en su totalidad los planes de recorte, con el fin de alcanzar el objetivo de déficit del 1,3% del PIB para este año y los fijados para los siguientes tres años.

Dos de esas comunidades (Cataluña y Castilla-La Mancha) se encuentran en la actualidad muy lejos del objetivo del 1,3% y no han presentado aún sus planes de reequilibrio. Incluso, el consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Collel, ha reconocido que no podrán cumplir el objetivo de déficit fijado por el Ejecutivo. No obstante, los representantes de ambas comunidades han detallado a López Carbajo algunas de las medidas que llevarán a cabo para reducir el déficit y que tendrán efecto a partir del próximo año. También se han comprometido, según Economía, a presentar en breve los planes de consolidación fiscal para el trienio entre 2012 y 2014. Hacienda, por su parte, realizará un seguimiento "permanente" de las medidas y hará público un resumen de los planes de equilibrio económico-financiero de todas las comunidades.

Cifras

l Deuda: en el segundo trimestre, la deuda local se elevó a 37.640 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 3% respecto al mismo periodo del año anterior. Madrid absorbe el 18% del total.

l Prohibiciones: los ayuntamientos no pueden endeudarse a largo plazo (más de un año) si su deuda supera el 75% de sus ingresos corrientes. Tampoco pueden acudir al crédito para financiar la deuda pendiente en el ejercicio en curso.

l A corto plazo: tan solo 3.910 millones de euros (un 10,3% del total) del acumulado de la deuda local vence en un año. El resto se debe devolver en un plazo superior.