Pese al disenso entre las fuerzas políticas

El Congreso aprueba la reactivación del impuesto de patrimonio

El Congreso ha aprobado hoy la reactivación por dos años del impuesto de patrimonio propuesto por el Gobierno socialista. Ha contado con los votos a favor de la izquierda parlamentaria (ERC-IU-ICV y BNG) y con la abstención de PP, CiU y PNV, a pesar de que todos estos grupos la han considerado "ineficaz" y "electoralista".

El impuesto, que según el Ejecutivo afectará a 160.000 contribuyentes, multiplica casi por siete el mínimo exento que existía en 2008, hasta 700.000 euros, y duplica el de la vivienda habitual, que tributará a partir de 300.000 euros.

El Gobierno calcula que si se aplicara por igual en toda España los ingresos llegarían a 1.080 millones de euros anuales, que se recaudarían en 2012 y 2013 con cargo a los ejercicios anteriores.

La iniciativa ha salido adelante con 176 votos favorables, 166 abstenciones y 2 votos en contra que provenían de un diputado del PSOE y de uno del PP, previsiblemente por equivocación. Durante su última intervención en el pleno, la vicepresidenta, Elena Salgado, ha defendido que la recuperación del impuesto de patrimonio servirá para reforzar la estabilidad presupuestaria y para potenciar la equidad.

La vicepresidenta ha insistido en que se respeta la capacidad normativa de las comunidades autónomas y en que no afecta a las compensaciones ya previstas en la Ley de Financiación Autonómica, ya que con un Decreto Ley no se puede cambiar la Ley vigente. Una circunstancia que Salgado ha calificado de "lógica" y ha afirmado que, debido a ello, el decreto incorpora lo que es posible ante sus limitaciones constitucionales, que impiden cambiar la Ley de Financiación Autonómica.

Todos los grupos del Congreso de los Diputados, excepto el PSOE, consideran la recuperación del impuesto sobre el patrimonio una medida "electoralista" e "ineficaz", aunque ninguno ha querido votar en contra.

El tipo del impuesto sobre el patrimonio seguirá oscilando entre el 0,2 y el 2,5%, dependiendo de la base liquidable que le salga al contribuyente una vez descontado de su capital el mínimo exento de 700.000 euros, a lo que se suma la deducción de 300.000 euros por vivienda habitual.

Para calcular la base liquidable hay que descontar del patrimonio las deudas deducibles, así como las exenciones previstas por ley, entre las que se incluyen la establecida para la vivienda habitual o las previstas para las obras de arte de carácter histórico, entre otras muchas cosas.

El valor de la vivienda habitual se establece atendiendo a la mayor de estas tres cantidades: el precio de compraventa, el valor catastral o el tasado por la administración pública para algunos casos (por ejemplo, el valor otorgado por una comunidad autónoma a un inmueble cuando se liquida el impuesto de sucesión).