La Reserva Federal apuesta por los bonos

Bernanke inyecta 400.000 millones de dólares para animar la economía

La Reserva Federal de EE UU aprobó ayer un programa de estímulos monetarios, basado en la compraventa de títulos a diferente plazo para modificar la cartera global, por valor de 400.000 millones de dólares, que se desarrollará hasta junio de 2012. La Fed mantendrá su política de dinero barato hasta 2013 con el fin de reactivar la economía.

Ben Bernanke durante una comparecencia en julio
Ben Bernanke durante una comparecencia en julio

No hubo sorpresas y Ben Bernanke cumplió ayer con las expectativas de los mercados que pedían como agua de lluvia un nuevo estímulo monetario al otro lado del Océano Atlántico. De esta forma, la Reserva Federal de Estados Unidos saltó un nuevo escalón en su senda de ayudas a la actividad económica, lanzando un programa que pretende recortar la presión sobre los tipos de interés a largo plazo y ayudar al sector inmobiliario. La Fed acordó lanzar un programa de 400.000 millones de dólares (294.000 millones de euros al cambio de ayer) que inclinará su balance hacia un sesgo de más títulos a largo plazo. El método, conocido en el argot financiero como twist, consiste en la venta de títulos a corto plazo para utilizar los fondos obtenidos en la compra de otros a plazos más diferidos. Concretamente, operará con bonos a tres o menos años y los cambiará por títulos del Tesoro a un plazo que oscilará entre 6 y 30 años. Se trata, ante todo, de intervenir en el precio del dinero para relajar el interés que deben pagar las empresas por sus inversiones. También ayudará a mejorar el acceso al crédito. La entidad presidida por Ben Bernanke reinvertirá, asimismo, títulos hipotecarios de nuevo en el mercado inmobiliario, al constatar la debilidad en que este se encuentra sumido. La tasa de paro de Estados Unidos se mantiene en el 9,1%, recogiendo la falta de confianza aneja al recorte de la calificación de la deuda soberana y la escalada de la crisis europea.

En la nota remitida por la Fed se especifica que el programa estará en marcha desde ayer "hasta junio de 2012". De igual forma, la autoridad monetaria no descarta que esta sea la primera de una serie de pasos dedicados a fortalecer el crecimiento económico por el lado de los estímulos monetarios. "Los últimos indicadores reflejan la debilidad de la recuperación y el repunte de las tasas de desempleo", añade la Reserva Federal en el comunicado.

Por otra parte, la Fed decidió ayer también que mantendrá el nivel de tipos de interés (situado entre el 0% y el 0,25%) bajos "probablemente hasta mediados de 2013", confirmando los mensajes enviados en las últimas semanas a los mercados. De esta forma, Bernanke combina varias medidas de estímulo monetario (inyecciones de liquidez, tipos bajos y compraventa de bonos) de forma simultánea con el único objetivo de fortalecer los resortes de una economía que había perdido fuelle en los últimos meses. La Fed, a diferencia del BCE cuenta con un doble objetivo (control de precios y crecimiento económico) por lo que las decisiones sobre política monetaria suelen ser mucho más flexibles que las que toma el Banco Central Europeo, centradas exclusivamente en la inflación.

El programa twist, aprobado ayer, sigue el modelo ya adoptado por el organismo en los años sesenta del siglo pasado para hacer frente a crisis económicas. La decisión de ayer no contó con el consenso de todo consejo de la Reserva Federal, ya que tres de sus miembros (Richard W. Fisher, Narayana Kocherlakota y Charles I. Plosser) votaron en contra de la medida.

La Fed insiste en el "lento" crecimiento económico del país, con un gasto familiar que sigue creciendo a un ritmo "modesto", así como en las señales de debilidad reflejadas en la elevada tasa de desempleo, aunque vaticinó una cierta recuperación en la economía en los próximos trimestres.

Respecto a la inflación, la autoridad recalca que parece "haberse moderado" desde principios de año, con un descenso de los precios de la energía y algunas materias primas desde sus máximos", por lo que prevé que se mantenga sin grandes variaciones.

En Europa, Portugal teme el contagio griego

La Fed no solo está atenta a lo que pasa en EEUU sino también al desarrollo de los acontecimientos en la zona euro. De igual forma ocurre en los propios países europeos intervenidos. El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, expresó ayer su temor de que si Grecia entra en suspensión de pagos, Portugal pueda necesitar un segundo rescate. "No se puede excluir esta posibilidad" reconoció en la televisión pública RTP1, por lo que advirtió la necesidad de estar "preparados" para este "grave" escenario. Por este motivo, subrayó la importancia de "cumplir o incluso superar" los objetivos marcados por la UE y el FMI, para que, en caso de un segundo rescate, "los dos organismos crean que vale la pena salvar a Portugal". Si Grecia entra en suspensión de pagos, Lisboa se enfrentará a un escenario aún más hostil para conseguir financiación, admitió.

Dudas

En 1961, un programa similar redujo las tasas de interés a largo plazo en apenas 0,15 puntos. Muchos economistas dudan de que el Twist tenga un impacto sustancial, teniendo en cuenta que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ya está en niveles bajos.