Los resultados estarán en línea con lo esperado

Imperial Tobacco destaca el impacto positivo de las últimas subidas de precios en España

Imperial Tobacco, propietaria de la tabaquera hispano-francesa Altadis, ha afirmado que los recientes incrementos de los precios de sus productos en España beneficiarán a sus divisiones de Tabaco y Logística, aunque incide en que la guerra de precios que ha tenido lugar en el su mercado español, junto con la situación de la compañía la del Reino Unido, seguirán afectando negativamente a sus ingresos.

"En España, los recientes incrementos en los precios beneficiarán nuestras operaciones de Tabaco y Logística. Estos beneficios compensarán el impacto del cambio en el calendario en la subida de los precios en el Reino Unido", adelantó la compañía en un comunicado.

El grupo confirma que los resultados financieros para el ejercicio fiscal que concluye el próximo 30 de septiembre, y que se publicarán previsiblemente el 1 de noviembre, estarán en términos generales en línea con lo esperado por el consejo de administración.

En concreto, señala que está previsto que los ingresos netos del tabaco aumenten alrededor de un 2%, registrando un comportamiento "particularmente fuerte" en sus divisiones de Europa del Este, Asia Pacífico y Resto de la Unión Europea.

En cambio, Imperial Tobacco espera que los volúmenes de cigarrillos descienda alrededor de un 2%. "Continuamos centrados en impulsar el crecimiento a través de toda nuestra cartera de tabaco en la UE y en los mercados no comunitarios", añade.

Asimismo, señala que excluido España y el impacto de un cambio en el calendario en la subida de los precios en el Reino Unidos, los ingresos netos del tabaco subirán alrededor de un 3%, mientras que los volúmenes de cigarrillos descenderán menos de un 1%.

Altadis decidió a principios de septiembre incrementar 25 céntimos el precio de sus principales marcas de cigarrillos, entre las que figuran Fortuna, Nobel y Ducados, en un movimiento que, en su opinión, hacía "innecesaria" una posible subida de los impuestos que gravan el tabaco porque suponía "el punto final" a la guerra de precios que ha librado el sector.