Aumentaron a un ritmo del 6% en los dos primeros años de la crisis

Las Administraciones acumulan ya 4.000 empresas públicas

Las Administraciones cuentan ya con 4.000 empresas públicas. Su número no ha parado de crecer, incluso durante los primeros años de la crisis, a un ritmo del 5,7%. Solo a comienzos de este año se ha iniciado un leve descenso, sobre todo entre las comunidades autónomas, que absorben aún el 47% de las empresas públicas.

Las Administraciones acumulan ya 4.000 empresas públicas
Las Administraciones acumulan ya 4.000 empresas públicas

La crisis no ha significado una mayor austeridad en el número de empresas adscritas a los tres niveles de Administración (Estado central, comunidades y municipios) sino todo lo contrario. Según los datos consolidados que acaba de publicar el Ministerio de Economía y Hacienda, ya en 2009 se contabilizaron un total de 4.023 empresas, fundaciones, y consorcios, un 5,7% por encima del resultado anterior al inicio de la crisis, con lo que se encadenó ocho ejercicio de subidas continuadas. Los datos provisionales de 2010 y de este año apuntan a nuevas subidas, ya que, solo en las autonomías, el número de entes aumentó un 2,4% en 2010. Así, en los dos primeros años de la crisis, el conjunto de las Administraciones crearon 216 organismos, lo que significa dos entes nuevos cada semana.

Este aumento indiscriminado ha favorecido una fuerte subida de la deuda pública. Según los últimos datos del Banco de España, la deuda de las empresas públicas ha llegado a 56.995 millones en el segundo trimestre de 2011, lo que supone el 5,3% del PIB. En 2007, el pasivo de estas empresas había cerrado en 32.964 millones, el 3,1% del PIB, por lo que, en tres años y medio, la deuda se ha disparado un 72,9%. La situación es especialmente delicada para las regiones, que, como ha alertado la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, tienen un déficit que genera "ciertas dudas".

La asignación presupuestaria a las empresas públicas es, precisamente, aquella a la que primero han atacado los Gobiernos regionales con mayores niveles de déficit. De este modo, el Ejecutivo de Cataluña presidido por Artur Mas anunció que despediría a más de 1.000 personas de entre los 49.670 empleados de las empresas públicas de la región. Precisamente Cataluña fue la autonomía que cerró 2009 con más entes, con un total de 113, por encima del País Vasco, con 98 y Andalucía, con 87.

Por su parte, los Gobiernos autonómicos del PP salidos de las elecciones del 22 de mayo han ido más allá y se han propuesto eliminar un buen puñado de los entes públicos. La región con un mayor nivel de déficit, Castilla-La Mancha, eliminará el 90% de las empresas. Otras comunidades, como Valencia, Extremadura, Baleares o Aragón también han anunciado recortes que aplicarán con celeridad. De este modo, después de ocho años de subidas continuadas, la tendencia va a revertir en los próximos meses debido a la supresión de organismos que efectuarán algunas regiones.

Los recortes en los entes públicos serán uno de los caballos de batalla en la próxima campaña electoral. El Partido Popular ha sido el primero en mover ficha al anunciar que, si consigue la victoria en las elecciones del 20-N, "limitará el tamaño de las plantillas públicas en estas empresas". La estrategia del PSOE ha sido recortar altos cargos, en lugar de entes, política que ya ha aplicado en Andalucía. "Es necesario plantearse si los objetivos con los que se crearon las empresas públicas siguen vigentes" indica Rocío Ingelmo, responsable del sector público de Ernst & Young, con el fin de reestructurar el sector con las privatizaciones, integraciones y disoluciones pertinentes. La clave del éxito "reside en la apuesta de la colaboración público-privada en algunos sectores", que podría suponer un menor coste para el erario público, pero sin perder calidad en el servicio.

Hacia la privatización de las cadenas de televisión

Entre las empresas públicas que requieren un mayor porcentaje del presupuesto de las comunidades se encuentran las cadenas de radio y de televisión. El coste total de mantenimiento de estas empresas ascendió a 1.117 millones de euros para el conjunto de las comunidades, en el año 2009 según un estudio realizado por Deloitte y Uteca.

Para su mantenimiento, las Administraciones dedicaron 813 millones de euros, y aún así no consiguió aplacar su déficit, ya que los resultados de explotación cerraron el año en -398 millones. De este modo, el déficit de las cadenas autonómicas supuso el 15% de la deuda que acumularon las empresas públicas de las regiones en 2009.

Para algunas de ellas, este gasto es demasiado elevado y supone un lastre para su déficit. Tal es el caso de Castilla-La Mancha, que ha anunciado un recorte del 20% del presupuesto su corporación de radio y televisión pública. Aunque el objetivo final del Ejecutivo de María Dolores de Cospedal es vender la corporación, la legislación actual no permite a las autonomías estas privatizaciones. Sin embargo, esto podría cambiar a partir del próximo año, ya que el PP ha anunciado que cambiará la legislación para permitir "a las regiones que así lo quieran" privatizar sus cadenas de televisión.

En lo que va de año ya se están afrontando algunas privatizaciones que supondrán un ingreso extra para la Administración, entre las que destaca la de Loterías, la privatización parcial de Aena; o la disolución de Mintra (Madrid Infraestructuras y Transportes). Todos los esfuerzos parecen pocos para conseguir corregir el elevado gasto público, en especial el de las regiones, que tendrán que cumplir el objetivo del déficit del 21,3% para este año y el próximo.