Con perspectiva negativa, por las previsiones de crecimiento

S&P rebaja la nota de Italia

Standard & Poor's (S&P) ha anunciado por sorpresa una rebaja de la calificación de la deuda soberana de Italia, al pasarla de "A+" a "A" con perspectiva negativa, por considerar que las previsiones de crecimiento de la economía italiana se han "debilitado".

Italia centra la atención del mercado.
Italia centra la atención del mercado.

El mismo día que Moodys' posponía su decisión sobre el rating de Italia, Standard & Poor's recortaba la nota del Tesoro transalpino. Ha pasado de A+ a A, decisión que añade presión a la crisis de deuda de la zona euro.

"La rebaja refleja nuestra visión de que la frágil coalición que gobierna en Italia y las diferentes políticas dentro del Parlamento seguirán limitando la habilidad del Gobierno para responder de forma decisiva a los retos internos y al entorno macroeconómico externo", indicó S&P.

La agencia aseguró que su rebaja se debe a factores políticos y económicos. En concreto vaticinó que una demanda externa tenue, las medidas de austeridad del Gobierno y una creciente presión "al alza" en los coste de financiación del sector público y privado "resultarán en un debilitamiento del crecimiento" de Italia.

Las medidas de austeridad puestas en marcha por el Gobierno son, precisamente, de la urgencia con la que los Gobiernos europeos están recortando su déficit ante la presión de los inversores sobre la deuda periférica.

El movimiento ha pillado por sorpresa a los mercados. Esta semana terminaba la revisión de 90 días anunciada por Moody's sobre la nota de Italia. La agencia de rating decidió no tocar la calificación pero mantener al país en revisión -luego es posible que en los próximos tres meses lo recorte-, pero los expertos no esperaban un movimiento de S&P ayer.

"La reducción del ritmo de la actividad económica harán difícil alcanzar las metas fiscales revisadas por el Gobierno", indicó S&P, que añadió que la respuesta de las autoridades a la reciente presión de los mercados sugiere que se mantendrá "la incertidumbre política sobre los medios para afrontar los desafíos económicos".

La agencia consideró que el objetivo de ahorrar 60.000 millones de euros podría no materializarse por la debilidad de las previsiones de crecimiento, porque dos tercios de los ahorros dependen de aumentos de la recaudación en un país con una alta carga tributaria y la anticipada subida de los tipos de interés.

La prima de riesgo de Italia respecto al bono alemán se ha disparado en las últimas semanas, y ya está por encima de los 350 puntos. El bono a 10 años cotiza en el entorno del 5,6%, aunque llegó a tocar el 6% en los peores días de agosto.

Standard & Poors subrayó también que ante la convocatoria de las elecciones previstas para 2013 y la "endeble" posición parlamentaria del Gobierno de Silvio Berlusconi, no queda claro el margen de maniobra que tienen las autoridades para salir del "callejón sin salida" en el que se encuentran.

La decisión de modificar la nota de la deuda soberana de Italia se conoce seis semanas después de que S&P anunciara el pasado 5 de agosto una histórica rebaja de la calificación de la deuda de Estados Unidos, al pasarla de "AAA", la máxima nota posible, a un escalón menos "AA+".

El pasado 1 de julio, la agencia de calificación aseguró que en Italia se mantenían los riesgos relativos a su elevado endeudamiento público, a pesar del plan de ajuste presupuestario de 47.000 millones de euros para 2011-2014 aprobado un día antes por el Gobierno de Berlusconi.

En Italia "se mantienen los riesgos sustanciales para el plan de reducción de deuda, sobre todo a causa de las débiles perspectivas de crecimiento", indicó entonces S&P, que en mayo pasado había degradado de estable a negativa la perspectiva en la calificación crediticia de Italia.

Ese mismo mes la agencia también había anunciado una rebaja en la perspectiva de la calificación crediticia de los bancos italianos Mediobanca, Banca Nazionale del Lavoro (BNL), Findomestic Banca e Intesa Sanpaolom como consecuencia del debilitamiento que veía en el valor crediticio soberano de Italia.