La nueva Fenosa generará 2.000 puestos

Gas Natural crea su filial de renovables e invertirá 1.000 millones

Gas Natural Fenosa ha anunciado la creación de Fenosa, la nueva filial de la compañía dedicada a las energías renovables, según un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional de Valores (CNMV).

La nueva empresa, con sede en Galicia, se encargará de gestionar los activos eólicos y de cogeneración, biomasa y residuos sólidos en desarrollo y explotación en la comunidad y los activos hidráulicos y marinos en operación y desarrollo de todo el grupo en el mundo.

La nueva Fenosa tiene previsto operar en 2016 una potencia instalada de 3.000 MW, correspondiente a una inversión de 1.000 millones de euros, y generará mas de 2.000 empleos, según una nota de la compañía.

El presidente de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, ha reivindicado en la presentación de la nueva sociedad que el grupo energético "cumple" los planes asociados al concurso eólico de Galicia y ha criticado que "otros no" lo hagan. "Está quedando mucha gente que parece que se retira", ha comentado, recoge Europa Press. Gas Natural Fenosa fue la gran vencedora del concurso de adjudicación de megavatios eólicos en la comunidad gallega, con 339 MW, según EP.

Gas Natural tenía hasta 2010 sus activos en renovables en una sociedad conjunta con la italiana Enel, Eufer. Ambos grupos pusieron fin a su alianza en energías renovables en agosto del año pasado. Los activos de Eufer se repartieron entonces entre ambas sociedades. Ahora, la parte correspondiente a la española se reorganiza como filial para encargarse de la gestión de las energías renovables en Galicia.

La compañía que preside Salvador Gabarró ha mantenido una apuesta firme por las renovables. Tras el reparto de Eufer, la compañía cuenta con 1.000 MW en funcionamiento y otros 2.000 MW en proyecto. Su objetivo es duplicar la producción en el régimen especial hasta 2014.

Precisamente en esta estrategia de crecimiento en renovables, Gas Natural Fenosa Renovables compró el pasado mes de julio a ACS la participación mayoritaria (67%) en cuatro parques eólicos que compartía con la constructora en Galicia y Cataluña, así como el 25% de una planta de Málaga. Por estos paquetes, la energética pagó 72,4 millones de euros y ha asumido 30 millones de deuda. Entre todos, suman una capacidad de 95 MW.