El próximo viernes se reunirán los consejeros de Kutxa

Las asambleas de BBK y Vital dan luz verde a la caja vasca, a la espera de Kutxa

Las asambleas de BBK y Vital dieron ayer el pistoletazo de salida para que el próximo 1 de enero arranque la actividad de Kutxabank. A la espera de la decisión que adopte el cónclave de Kutxa, que se reunirá dentro de seis días en San Sebastián, el 94% de los consejeros generales aprobaron la integración, a través de un SIP, de las tres entidades de ahorro vascas para alumbrar la cuarta caja de ahorros del Estado y octava entidad del sistema financiero español.

La gran caja vasca, un proyecto que se ha intentado hasta tres veces, nacerá con un amplio consenso. Salvo una minoría sindical, representadas por los sindicatos ELA y LAB, el conjunto de fuerzas políticas, sociales y trabajadores dieron ayer en Bilbao y Vitoria el respaldo a una estrategia que permitirá a BBK, Kutxa y Vital mantener sus órganos de gobierno, marca comercial y obra social.

El nuevo grupo, en el que BBK controlará el 57%, Kutxa el 32% y Vital el 11% restante, contará con unos activos de 75.729 millones de euros, una red de más 1.300 oficinas y una plantilla superior a las 9.000 personas. Su futuro, parece asegurado. Antes de la integración lideraban los ratios de solvencia y core capital entre las entidades financieras españolas y sumaban unos beneficios conjuntos de 380 millones de euros. La previsión, según han anunciado en Bilbao Mario Fernández, presidente de BBK, y Carlos Zapatero, presidente de Vital, en Vitoria, es que Kutxabank consiga en 2015 una importante mejora en sus índices de solvencia. El objetivo es situar su core capital en el 16%, un 41% más que a finales de 2010, mejorar en un 60% la rentabilidad (ROE), un ratio que supera en la actualidad el 10%.

En su ideario también se encuentra elevar un 25% el ratio de eficiencia como resultado de las sinergias de integración. Todos estos factores, han añadido Fernández y Zapatero, permitirán al banco vasco obtener unos beneficios superiores a los 800 millones de euros, de los cuales 240 (el 30%) se destinarán a las respectivas obras sociales de las cajas de ahorros de origen.

Ceder para aprobar el proyecto

Mario Fernández presidente de BBK y futuro máximo responsable de Kutxabank, deslizó ante los consejeros generales de la entidad de ahorro vizcaína que la caja que preside ha sido generosa en el reparto con el fin de facilitar la fusión. Tras relatar que en el capital del nuevo banco BBK tendrá el 57%, Kutxa el 32% y Vital el 11% restante, subrayó que "parece evidente el serio compromiso de BBK por permitir un acuerdo que hiciera posible que la operación de integración concluyera con éxito". Fernández defendió esta estrategia porque "este la fusión es un proyecto de país".