Mercados

Los pasos en defensa del euro impulsan al Ibex un 6% semanal

El índice firma su mejor balance en dos meses, aunque el lento rescate de Grecia enfría el ánimo en la última sesión

Los mercados han demostrado que lo que quieren son actuaciones concretas y no solo mensajes esperanzadores. Las Bolsas han frenado la sangría de las caídas gracias a las inyecciones de liquidez en dólares acordadas por los principales bancos centrales del mundo. Ha sido la mejor noticia que podían dar a la banca, que ha ganado un 4% en la semana. Banca Popolare lideró el grupo con una revalorización de casi el 20%. Lloyd's, Barclays, Royal Bank y Credit Suisse sumaron más del 10%. Por su parte, BBVA, Bankinter, Santander, Popular y Sabadell han avanzado el 9,5%; 7,8%; 7,2%; 5,3% y 1,8% semanal.

Con la banca al alza, los mercados han disfrutado de la semana como hacía tiempo. Para el Ibex la subida se ha quedado en el 6%, el mejor resultado en dos meses, desde que el Eurogrupo sentara las bases para ampliar las competencias del fondo de rescate y para establecer nuevas ayudas a Grecia.

El Dax ha sido el índice que ha encabezado Europa con un ascenso del 7,4%. Otros como el Cac o el Footsie se han anotado el 1,9% y 2,9% en el periodo.

La tensión en los mercados de deuda también se ha mitigado. Los CDS, credit default swaps, han caído en los países periféricos de la zona euro. La prima de riesgo española ha pasado esta semana de 358 a 342 puntos básicos. En Italia, Portugal y Grecia han bajado a 365, 932 y 1.933 puntos básicos. En el mercado corre el rumor de que Moody's podría decidir este fin de semana una rebaja de la calificación de la deuda italiana desde Aa2 a Aa3. Los bonos a 10 años rentan el 5,5%.

La última sesión de la semana, que fue el día después de conocer las medidas tomadas por los bancos centrales, resultó volátil. El Ibex osciló un 2% entre el nivel mínimo y máximo; llegó a ganar un 1,27%, y a perder el 0,75%. Al final concluyó con un ascenso del 0,61%, en 8.388,4 puntos. Eso significa que se ha superado la resistencia de los 8.350 puntos que debía batir en el corto plazo. Los analistas sitúan la siguiente en 8.788. El volumen de contratación registrado el último día fue bajo para tratarse de una jornada de vencimiento de futuros a nivel mundial. La cifra alcanzó 3.800 millones, cuando la media diaria del año supera los 3.700 millones.

La última sesión fue similar para el resto de las Bolsas, con ascensos inferiores al 1%. La alegría se moderó en parte porque los inversores siguen pendientes de respuestas. De la primera reunión del Ecofin ha trascendido que se aplaza hasta octubre el desbloqueo a un nuevo tramo de ayuda para la economía griega por 8.000 millones de euros. Yorgos Papandreu se comprometió esta semana ante Angela Merkel y Nicolas Sarkozy a aplicar las medidas de ajuste necesarias para cumplir con los objetivos de déficit. A cambio, la canciller alemana y el presidente francés han mostrado voluntad firme de no dejar caer al país. Para los mercados esto significa mucho, y así lo cotizaron esta última semana. El Ecofin cierra el sábado su ronda de encuentros en Polonia.

Para el Ibex fue igualmente importante el resultado de la última subasta del Tesoro, ya que colocó prácticamente el tope de lo estimado (4.000 millones de euros) y a un coste inferior a la anterior emisión. La compra de deuda que mantiene el BCE ha relajado la rentabilidad de los bonos, que en agosto superaba el 6% y el viernes cerró a 5,3%. Esta mejora no se ha trasladado al mercado italiano, que también cuenta con el apoyo de la institución monetaria europea. El coste de su última colocación ha marcado un interés récord de 5,6%.

El euro ha sido otro de los grandes beneficiarios de la mejora del sentimiento de los inversores. Esta semana se ha revalorizado un 1% sobre el dólar, y el cambio ha pasado de 1,365 a 1,379. En el mejor momento la divisa llegó a rozar los 1,40 dólares. A pesar de todo, la cotización coincide con los niveles más bajos desde febrero pasado.

Wall Street se ha contagiado de la mejora de Europa y ha cerrado con sus índices en positivo. El S&P suma el 5,35% en cinco jornadas, y el Dow Jones y el Nasdaq, el 4,70% y 6,25%, respectivamente. Estados Unidos tiene por delante una de las citas más importantes en este momento: la reunión de la Reserva Federal los próximos 20 y 21 de septiembre. Los tipos de interés permanecerán en mínimo histórico al menos hasta 2013, así lo confirmó Ben Bernanke el pasado agosto. Falta por ver si se aprueba ahora un tercer programa de estímulo para impulsar el crecimiento económico (quantitative easing) que siga alentando a las Bolsas.

Las cifras

24,5% es la caída del Ibex desde el máximo anual al que llegó en febrero pasado. Cotizaba por encima de los 11.100 puntos.

10% ha subido Gas Natural en la semana. Ha sido el mejor valor del Ibex. Se aleja así del mínimo de ocho meses.

38,6% era la volatilidad del VDAX en la última sesión. Antes de la inyección de liquidez en dólares se encontraba al 45,8%

Las claves que mueven el mercado

- El euro: La crisis de confianza del lunes provocó que el euro cayese rápidamente, hasta llegar a cotizar a 1,3495 dólares por unidad. El valor se recuperó meteóricamente tras el acuerdo de los bancos centrales y cerró la semana en 1,378.

- La FED: La Reserva Federal, el banco central de EE UU, se reúne el martes y miércoles. El mercado está a la espera de que la autoridad monetaria anuncie algún tipo de medida que sirva para reanimar la economía estadounidense.

- El interbancario: La actividad en el mercado interbancario se ha reactivado esta semana, pese al miedo existente. El volumen negociado en el eonia, que mide la actividad de los préstamos entre entidades, ha pasado de 20.000 a 30.700 millones.

- El fondo de rescate: La ratificación por los Parlamentos nacionales de la UE del fondo de estabilidad financiera (EFSF, en sus siglas en inglés) está siendo algo más ardua de lo esperado. Austria ya ha retrasado su aprobación, abriendo un nuevo frente.

- La economía: El telón de fondo de la tensión de los mercados es la debilidad del crecimiento. La desaceleración de Alemania muestra el alcance de la crisis. La presentación de resultados trimestrales de la empresas dará una medida de la situación.