Conflicto en el espacio aéreo

La justicia 'enfría' las causas contra los controladores por el plante de diciembre

Pasajeros atrapados en Barajas el 3 de diciembre de 2010
Pasajeros atrapados en Barajas el 3 de diciembre de 2010

El magistrado de un juzgado de instrucción de Santiago de Compostela decidió el pasado jueves suspender de manera indefinida la declaración de los controladores del centro de la capital gallega implicados en el movimiento de plante que paralizó el espacio aéreo español los días 3 y 4 de diciembre de 2010 y que implicó la militarización del colectivo.

Esta decisión se une a otra tomada antes de verano por un juez de instrucción de Málaga, que archivó la causa abierta a instancias de la fiscalía contra 14 controladores del aeropuerto de esa ciudad por su actuación en las mismas fechas y por motivos idénticos.

Con anterioridad, otras instancias judiciales en Sevilla, Asturias, Cantabria, las dos Castillas o Valencia dejaron libres de responsabilidad a los profesionales de control de distintos aeropuertos en esos territorios.

Fuentes de Aena, la empresa prestataria del servicio de control aéreo en España a la que pertenecen los encausados, mantiene discreción "por respeto a la actuación de la justicia". Recuerdan, no obstante, que las causas penales contra un elevado número de miembros del colectivo siguen abiertas en Madrid, Barcelona, Baleares y Canarias.

Estos centros son los más importantes de la red y "los que tuvieron una actuación determinante" durante los sucesos que analiza la justicia.

En este sentido, la juez de Madrid que investiga el supuesto abandono de los puestos de trabajo de los controladores adscritos al centro de Torrejón de Ardoz ha rechazado que el caso pase a ser instruido por los juzgados de esta localidad madrileña, tal y como habían solicitado los imputados. La juez ha considerado que, aunque hay una torre de control en el aeropuerto de Barajas y otra en Torrejón, las consecuencias fueron la paralización del primero de estos aeropuertos, cuya jurisdicción corresponde a las instancias judiciales de Madrid.

A pesar de esta decisión en su contra, el colectivo de controladores interpreta que las sucesivas decisiones judiciales "respaldan la legalidad de su actuación".

Santiago, el origen del conflicto

Los controladores aéreos de Lavacolla, en Santiago de Compostela, jugaron un papel capital en los sucesos del pasado diciembre. Un mes antes del plante, en noviembre de 2010, denunciaron que habían cubierto ya el número máximo de horas de trabajo y algunos se ausentaron de sus puestos durante varios días. Este conflicto, posteriormente, se extendió al resto del territorio español y terminó con el cierre del espacio aéreo nacional el 3 de diciembre. En este procedimiento los encausados están acusados de un delito de sedición, por el que podrían afrontar penas de hasta 10 años.