El próximo viernes se reunirán los consejeros generales de Kutxa para salvar el último escollo

Las asambleas de BBK y Vital aprueban la creación de una gran caja vasca

La creación de una gran entidad financiera en la que participarán las tres cajas vascas salva los últimos escollos.

Mario Fernández, presidente de BBK y futuro presidente de Kutxabank
Mario Fernández, presidente de BBK y futuro presidente de Kutxabank

Las asambleas de BBK y Vital, celebradas esta tarde en Bilbao y Vitoria, respectivamente, han dado luz verde, con el 94% de aprobación, al proyecto de integración de estas dos entidades con Kutxa a través de un SIP. Los consejeros generales de la caja guipuzcoana se reunirán el próximo viernes para aprobar un proyecto que se ha intentado hasta en tres ocasiones.

Las asambleas de BBK y Vital han arrancado esta tarde los motores de Kutxabank, la entidad que acogerá los activos y pasivos de las tres cajas vascas que a su vez mantendrán cada una en su seno la obra social. El resultado del conclave, falta de la respuesta positiva de los órganos de gobierno de Kutxa, abre la puerta a una entidad que le situará como cuarta caja del Estado y octava entidad del sistema financiero español.

El nuevo grupo, en el que BBK controlará el 57%, Kutxa el 32% y Vital el 11% restante, contará con unos activos de 75.729 millones, una red de más 1.300 oficinas y una plantilla superior a las 9.000 personas. Su futuro, parece asegurado. Antes de la integración lideraban los ratios de solvencia y core capital entre las entidades financieras españolas y sumaban unos beneficios conjuntos de 380 millones de euros.

Según han anunciado en Bilbao Mario Fernández, presidente de BBK y futuro presidente de Kutxabank, y en Vitoria Carlos Zapatero, presidente de Vital, la previsión es que Kutxabank consiga en 2015 una importante mejora en sus índices de solvencia. El objetivo es situar su core capital en el 16%, un 41% más que a finales de 2010, mejorar en un 60% la rentabilidad (ROE), un ratio que supera en la actualidad el 10%.

En su ideario también se encuentra elevar un 25% el ratio de eficiencia como resultado de las sinergias de integración. Todos estos factores, han añadido Fernández y Zapatero, permitirán al banco vasco obtener unos beneficios superiores a los 800 millones de euros, de los cuales 240 (el 30%) se destinarán a las respectivas obras sociales de las cajas.

Mario Fernández durante su intervención en la asamblea general ha asegurado que la integración de las tres cajas, que mantendrán sus órganos de gobierno, marca comercial y obra social, "es un proyecto de país" y que por ello era necesario realizar "los esfuerzos necesarios para que naciera con el máximo consenso social". El presidente de BBK se refería así al pacto alcanzado con Bildu con el objetivo de que el proyecto "nazca con el apoyo de prácticamente todas las sensibilidades de este país". En este sentido ha anunciado que el acuerdo con la coalición soberanista refleja de "manera inequívoca" al compromiso de mantenimiento de la obra social y también el blindaje del actual accionariado de Kutxabank, ya que cualquier operación de alteración accionarial deberá ser aprobada por los consejos de administración y las asambleas generales de la tres cajas. Este capítulo sólo podrá ser modificado si fuera exigido "por cualquier normativa aplicable o por un organismo u administración competente". En el texto pactado con Bildu, que por cuestiones legales deberá ser refrendado en octubre en una nueva asamblea, incluye también un compromiso de aceptar la decisión de los trabajadores sobre el ámbito de negociación.

Un proyecto con recorrido

Kutxabank, que el 1 de enero será una de las principales referencias empresariales del País Vasco, tiene previsto asumir el papel de motor del desarrollo económico y social de Euskadi. Su músculo financiero (2.000 millones de capital y unos fondos propios de 5.374 millones) le pueden permitir ser un actor importante en el inacabado proceso de reestructuración del sector financiero español. Esta estrategia, que ya estaba en la cartera de BBK, ha sido refrendada esta tarde por Carlos Zapatero durante su intervención en la asamblea de Vital, al asegurar que la entidad está "abierta a futuras oportunidades de crecimiento".