El Consejo de Ministros da luz verde al impuesto

El Estado no compensará a las Comunidades que no apliquen el impuesto de Patrimonio

El Ejecutivo ha aprobado un real decreto ley que incluye la recuperación temporal del Impuesto sobre el Patrimonio para rentas superiores a los 700.000 euros. José Blanco ha afirmado que el Estado no compensará a las Comunidades Autónomas que decidan no aplicarlo. Ninguna comunidad autónoma cobrará dos veces por el impuesto de patrimonio", ha señalado Blanco.

Las comunidades autónomas son las principales beneficiarias de la recuperación del Impuesto de Patrimonio, ya que serán las destinatarias de la recaudación. Por la ley de financiación autonómica, las comunidades estaban hasta ahora recibiendo una compensación por no cobrar el impuesto para los años 2009, 2010 y 2011. Como la aplicación se prevé para los años 2011 y 2012, se podía dar la paradoja de que algunas CC AA recibieran una duplicidad de ingresos por esta vía. Sin embargo, José Blanco ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo que el Estado "no compensará" a las Comunidades que no apliquen el impuesto a los patrimonios.

"Ninguna comunidad autónoma cobrará dos veces por el impuesto de patrimonio", ha señalado Blanco. Aunque esta decisión supondría reformar la ley de financiación autonómica, preguntado por los periodistas sobre si se prevé cambiar esa otra norma, Blanco ha asegurado: "El principio es ese y tendrá su recorrido", sin aportar más detalles.

El Ejecutivo prevé que unos 160.000 declarantes tributarán por Patrimonio y se recaudarán unos 1.000 millones de euros cada año que esté en vigor.

Con estas cifras, de media, los altos patrimonios abonarán 6.750 euros por este impuesto. En 2007, último año en que estuvo en vigor, pagaron por Patrimonio casi un millón de contribuyentes y se ingresaron 2.120 millones.

El Consejo de Ministros ha resucitado el tributo a través de un real decreto-ley. Ello implica que el Congreso deberá convalidar la próxima semana la medida y Salgado confía que el Ejecutivo cuente con los apoyos parlamentarios suficientes. Además, también se elevará de 150.000 a 300.000 euros el mínimo exento por vivienda habitual. Es decir, una casa por debajo de ese umbral quedará fuera de la base imponible del impuesto sobre el patrimonio.

Blanco ha calificado la medida de "excepcional" y ha asegurado que se trata de una iniciativa que permite distribuir las cargas de la crisis de forma "más justa y equilibrada".