Nuevo convenio del sector

La banca busca eliminar los complementos para ahorrar un 1% en salarios

Propone congelar dos años el sueldo fijo y ligarlo a beneficios desde 2013

Acabar con los complementos salariales se ha convertido en la gran cruzada de la patronal de los bancos españoles, la AEB, en la negociación del nuevo convenio del sector. Convencida de que acordar una congelación salarial temporal con los sindicatos será sencillo, dado el duro entorno de la crisis, la AEB ha centrado su discurso en la necesidad de establecer recortes estructurales en la masa salarial.

Los complementos, según planteó ayer la patronal en la discusión que mantuvo con los representantes de los trabajadores, suponen un incremento automático del 1% en la factura anual de gastos salariales. Por eso, revelan fuentes de la negociación, la patronal reclamó ayer su eliminación de forma permanente. El detalle de la propuesta patronal incluye acabar con las alzas de sueldo por trienios, suprimir los ascensos por antigüedad, congelar las pagas por beneficios y eliminar las bonificaciones por productividad. Solo la anulación del aumento que se aplica al trabajador cada tres años, calculan los bancos, supondría un ahorro de costes del 0,60% sobre el total del desembolso salarial que pagan al año.

459 euros por empleado

Para cada trabajador, el modelo actual de trienios supone una subida de entre 201 y 459 euros al año, en función de su categoría, por cada tres ejercicios que cumpla en la empresa.

Su eliminación, que tendría carácter permanente, acompaña a la propuesta del sector de sellar dos años de congelación salarial. A cambio, la AEB se compromete a estudiar mecanismos de subida para los dos ejercicios siguientes, 2013 y 2014. El incremento se aplicaría en dos tramos, de un lado un alza moderada desligada del IPC, y de otro un tramo de subida ligada a la cuenta de explotación.

El hecho de que la AEB no detallara cuál sería este indicador, el temor a que la fórmula termine suponiendo otros dos años de crecimiento salarial cero, y el recorte permanente que supone acabar con los complementos, llevó a las centrales sindicales a rechazar la oferta de la patronal.

Los sindicatos rechazan más ajustes vía despidos

Pese al desencuentro con el que concluyó la reunión de ayer entre empresas y trabajadores, la patronal considera que las negociaciones del nuevo convenio colectivo de banca avanzan hacia buen puerto. De hecho, señalaron ayer, confían en cerrar el acuerdo "lo antes posible" para amoldar así al sector "al complicado panorama" que atraviesa. Los sindicatos, por su parte, están dispuestos a ciertas concesiones, pero con condiciones. Como contrapartida esencial exigen que la banca se comprometa a mantener todos los empleos posibles en los próximos años y a efectuar los ajustes laborales necesarios de forma no traumática, es decir, mediante prejubilaciones y bajas incentivadas, en lugar de recurrir a la vía del despido, como han empezado a hacer algunas entidades recientemente.