A fondo

Pilotaje de alto riesgo: de ING a NCG en tres segundos

A César González-Bueno le apasionan las carreras de velocidad. Pero no como acomodado espectador en los palcos de la Fórmula 1, sino como piloto. Al nuevo consejero delegado de NCG Banco -a falta de la ratificación del consejo de la filial bancaria de Novacaixagalicia- siempre le ha apasionado el riesgo y, de hecho, ha participado en muchas carreras de automovilismo en circuitos españoles. Sin embargo, en términos profesionales, nunca hasta la fecha había encarado un desafío tan osado como el que ahora debe acometer.

El lunes, González-Bueno todavía ocupaba uno de los cargos más importantes que jamás ha ostentado un español en un banco extranjero. Tras su buen hacer al frente de ING Direct, el ejecutivo había sido promocionado a máximo responsable del grupo en toda Europa (a excepción del Benelux). Tenía a su cargo la banca minorista y mayorista en 16 países: Francia, Alemania, Italia, Suiza... También formaba parte del comité de dirección de banca mundial del grupo holandés y mantenía el cargo de presidente de ING Direct en España.

"Aquí lo ha logrado todo. Ha conseguido que una filial dedicada a la venta por teléfono e internet de un grupo extranjero superase en 10 años los dos millones de clientes y hable de tú a tú con los grandes del sector", explican fuentes de la entidad. ¿Por qué, entonces, arriesgarse a fichar por una caja de ahorros que va a recibir 2.465 millones de euros de fondos públicos y en la cual el Estado controlará el 90% del capital?

"Le gustan los desafíos", esa es la respuesta que más repiten sus colaboradores más cercanos, así como algunos directivos de entidades rivales. Carina Szpilka, actual consejera delegada de ING Direct, señalaba ayer en su cuenta de Twitter que González-Bueno ha sido muy valiente y le reconocía como su "maestro" en los últimos 15 años.

Otro de los factores que más se repiten para explicar el triple salto mortal del directivo es la capacidad de persuasión de José María Castellano, quien será su jefe, como presidente ejecutivo de NCG Banco. Fuentes del entorno de González- Bueno apuntan que la capacidad de gestión del ex vicepresidente del grupo Inditex ha pesado mucho en su decisión y señalan que "está convencido" de que será un buen capitán para el barco NCG.

Los desafíos que ambos deberán afrontar son descomunales. La caja gallega, producto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, fue señalada por el Gobierno y el Banco de España como una de las que tenía un mayor déficit de capital. A pesar de los esfuerzos de Castellano por embarcar a fondos de inversión y fortunas gallegas en el proyecto, la semana pasada la entidad se vio obligada a recurrir al dinero del FROB para recapitalizarse. El Fondo inyectará cerca de 2.500 millones de euros el 30 de septiembre y, durante un periodo de tres meses, podría vender parte de sus acciones, que supondrán más del 90% del total, a inversores privados.

Los frentes que deberá abordar el tándem José María Castellano- César González-Bueno son numerosos. El primero, unificar una organización que ha estado dividida por un proceso de fusión excesivamente paritario entre Caixanova y Caixa Galicia.

Además de conseguir que la dirección de NCG Banco reme una sola dirección, después de varios trimestres de disputas internas, los nuevos responsables de la entidad deberán afrontar el desafío de la eficiencia. El nivel de gastos, en relación a los ingresos, que presenta la entidad gallega es significativamente mayor a la media del sector y su mejora ha sido señalada como una de las palancas de crecimiento del grupo para los próximos años.

En este aspecto, César González-Bueno tiene mucho que aportar al grupo gallego. Durante los años de expansión de ING Direct, la eficiencia ha sido una máxima. La entidad logró captar más de un millón de clientes sin contar con una sola oficina y no empezó a abrir sucursales hasta contar con cerca de dos millones de clientes. La innovación en productos y las arriesgadas apuestas comerciales son otros dos aspectos que trae el directivo de su bagaje en el banco naranja.

Regreso a España

Al desafío profesional y al efecto llamada de José María Castellano se suma un tercer factor que ha animado a César González-Bueno a incorporarse al equipo directivo de Novacaixagalicia: el regreso a España. "Estaba deseando poder volver a trabajar aquí", apuntan colaboradores de su etapa en ING. Con su nuevo cargo, el directivo tenía su despacho en los cuarteles generales del grupo holandés, en Ámsterdam, pero dadas sus nuevas responsabilidades tenía que viajar constantemente. "Una semana a Polonia, la siguiente a Hungría, luego un viaje relámpago a Kazajistán.... no paraba".

A partir de ahora su radio de acción será más reducido, fundamentalmente Galicia y Madrid, pero el nivel de actividad será, como siempre en la carrera de este directivo, frenético. Ayer mismo, González- Bueno se preparaba para viajar en su propio coche de Madrid a Vigo. Allí tendrá su nuevo despacho y allí tendrá que hacer lo imposible para poner en valor una entidad con más de 6.000 empleados.

La incorporación de Castellano y González-Bueno al equipo directivo de NCG, así como José Manuel Gabeiras, Xabier Alkorta y Jaime Trebolle como vocales del consejo, ha supuesto una bocanada de esperanza para la entidad financiera. Habrá que ver si logran cumplir con las expectativas.