Blanco precisa que el mínimo exento aún no está cerrado

El Gobierno baraja que paguen Patrimonio las fortunas que superen el millón de euros

El Gobierno está ultimando el decreto con el que reactivará el impuesto de patrimonio en el Consejo de Ministros del viernes próximo y baraja gravar las fortunas por encima del millón de euros, aunque todavía no ha cerrado el mínimo exento.

El ministro de Fomento, José Blanco, ha dado los primeros datos en una entrevista en la Cope, donde ha lanzado la cifra del millón de euros exento, dos millones "en caso de que uno esté casado".

Ha apuntado que el Ejecutivo espera recaudar así más de 1.000 millones y, según los cálculos que ha realizado teniendo en cuenta los datos del último impuesto de patrimonio, correspondientes a 2007, los contribuyentes que tendrán que pagarlo "no van a pasar de 90.000".

"La voluntad del Gobierno es que ese impuesto no tenga consecuencias sobre las clases medias y sean los grandes patrimonios, los más ricos, los que tengan que pagar", ha insistido el portavoz del Ejecutivo ya por la tarde en una rueda de prensa.

Ha querido además dejar claro que, aunque "se maneja" el umbral del millón de euros, el mínimo exento aún no está cerrado.

Blanco ha hecho esta precisión después de que el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentara en Telecinco cifras diferentes y estimara que podrían pagar el nuevo impuesto entre 200.000 y 300.000 personas.

Fuentes de su entorno han hecho hincapié en que se trataba sólo de un ejemplo y él mismo ha reconocido en la entrevista que desconocía los detalles del proyecto en el que trabaja el Ejecutivo.

"Estamos hablando de 200.000 personas, de 300.000, no sé; y hay 24 millones de contribuyentes. ¿No es razonable?", se ha preguntado.

Rubalcaba no ha querido entrar en el debate sobre si retomar el impuesto es de izquierda o de derechas. "¿Es más de izquierdas? Creo que es más justo y más sensato", ha subrayado.

Para evitar confusiones sobre cifras la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha insistido en el Congreso en esperar al viernes y ha hecho hincapié en que, si se reactiva el impuesto, sólo afectará a las personas con patrimonios altos y no a las clases medias, como ocurría antes.

Ante el rechazo del PP a este gravamen, ha advertido que si se recupera será muy difícil para las comunidades autónomas explicar por qué no utilizan esos fondos -son ellas las que los gestionan-, mientras recortan partidas sociales de sus presupuestos.

La oposición de los populares a reactivar el impuesto de patrimonio no es sin embargo unánime y al presidente extremeño, José Antonio Monago, claramente partidario, se ha unido hoy con matices el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo.

La oposición socialista le ha preguntado si lo aplicaría y no ha respondido directamente, pero sí ha dicho que está "a favor de que las rentas altas hagan un mayor esfuerzo fiscal".

Ha aprovechado no obstante la ocasión para criticar la política fiscal del Gobierno socialista que, a su juicio, parece un ventrílocuo con un muñeco en cada mano".

Por su parte, Monago ha vuelto a defender la recuperación del impuesto como una medida de "mucho sentid común", pero ha reclamado que sea de carácter nacional para evitar que sólo se beneficien las comunidades en las que residen los contribuyentes con grandes patrimonios.