Cierre de las Bolsas europeas

Podía haber sido peor

Cerramos un día de muchísima tensión en los mercados que podía haber sido peor.

La semana comenzaba con muchísimos interrogantes sobre la situación actual de Grecia y el mercado no ha defraudado ya que hemos tenido bajadas superiores a 4% en la primera parte de la mañana. El tira y afloja que se palpa en el seno de la Unión Europea con el tema de Grecia está más vivo que nunca ya que Alemania ya no se esconde para hablar de la quiebra del país. Unos comentarios en presa hablaban de que los germanos contemplan como opción una quiebra del país heleno, cosa que se ha unido a las palabras de estos en el sentido de que sólo tienen dinero para pagar sueldos de funcionarios y pensiones hasta octubre. La combinación de estas dos declaraciones ha puesto muy nerviosos a los mercados y en poco tiempo muchas personas influyentes dentro de Europa y sus organismos económicos han salido a la palestra para intentar compensarlas hablando de que no se contempla una quiebra de Grecia.

Parte de la situación ha sido subrayada por las dos emisiones de deuda que hemos tenido hoy de corto plazo. La de Alemania ha resultado en bajada de tipos y en la de Italia de subida, tal como se esperaba con las tensiones actuales. Los CDS de bancos y países se han disparado creando máximos históricos en algunos casos.

El miedo a la quiebra de Grecia ha disparado la preocupación por el qué hacer para cubrirse ante esta hipótesis, lo que está acelerando los intentos por insuflar optimismo a los mercados.

Francia ha sido otro protagonista del día, ya que por un lado sus bancos han sido castigados fuertemente al esperar una rebaja de calificación por parte de Moody's por tener en cartera muchísima deuda de Grecia. El Banco Central francés no ha tardado mucho en hacer declaraciones defendiendo la liquidez de sus bancos y el estar preparado para cualquier cosa que venga desde Grecia, pero nuestro vecino no ha sido protagonistas sólo en el ámbito económico, ya que tuvimos un susto tremendo al saberse que una instalación nuclear tuvo una explosión que dejó un muerto y varios heridos. Inmediatamente los recuerdos de Japón vinieron a la mente y el índice francés se desplomó hasta el 5%. Dado que Alemania también depende mucho de la energía nuclear, el índice alemán también se vio afectado. Los mercados encontraron en el súper sector de automoción y recambios el objetivo más claro para golpear a los dos países de una sola vez, ya que está plagado de valores alemanes y franceses. Durante unos momentos fue el que más bajada de toda Europa.

La apertura norteamericana nos ha ayudado a alejarnos de mínimos del día ya que, ante la extrema volatilidad, el NYSE ha aplicado la regla 48 para la apertura. Además de esto, las compras y fusiones han vuelto a echar una mano, ya que Broadcomm se ha hecho con Netlogic por 3.700 millones de dólares y eso se ha notado mucho en el índice de semiconductores de Filadelfia, que ha arrastrado al alza al Nasdaq hasta ponerlo en positivo, pero con un índice de volatilidad VIX en 40, uno no puede despegarse de las pantallas, porque cualquier resistencia intradía es un buen sitio para la entrada de ventas, por lo que la tensión es máxima.

Esta semana tenemos más subastas en la periferia de la Eurozona que van a ser referencia y por tanto punto de atención, sin perder de vista que el viernes es vencimiento trimestral de derivados y cualquier titular, evento, o sorpresa puede disparar las manipulaciones propias de esta semana, por lo que hay un factor extra de tensión a tener en cuenta.