Por su exposición a Grecia

Nueva tormenta a la vista: Moody's prepara la rebaja de la gran banca francesa

La banca se prepara para lo que puede ser otra sacudida. Moosy's prepara la rebaja de la calificación de las grandes entidades francesas, BNP Paribas, Société Generale y Credit Agricole entre otras. El motivo, su exposición a Grecia.

Según ha podido saber Bloomberg, esta misma semana podría hacerse público el informe de la agencia de calificación. Moody's ya colocó a las tres entidades en perspectiva negativa en junio para analizar "el potencial de inconsistencia entre el impacto de un posible default griego o reestructuración y los actuales niveles de calificación de la deuda", según aseguró la entidad hace tres meses.

En la actualidad, Moody's tiene una calificación sobre la deuda de BNP PAribas a largo plazo de Aa2, el tercero más elevado. Credit Agricole, de Aa1, el segundo más alto, y Societe Generale es Aa2. Los recortes de las calificaciones de la banca francesa, con todo, no serían de más de un escalón, según las fuentes consultadas por Bloomberg.

Ninguna de las tres entidades han querido hacer comentarios, y Bloomberg no pudo contactar con ningún portavoz de la agencia de calificación, salvo en el caso de Societe Generale, que podría ser de dos niveles.

Societe Generale ha perdido un 55% de su valor en Bolsa desde el pasado 15 de junio, mientras Credit Agricole ha perdido un 45% y BNP Paribas ha caído un 42%. En ese mismo periodo, el índice Bloomberg del sector bancario se ha dejado cerca de un 30%.

Grecia es el principal problema para estas entidades. Credit Agricole tiene gran exposición a Grecia por su filial Emporiki Bank of Greece, según Moody's. Societe Generale tiene una participación en General Bank of Greece mientras que BNP Paribas no tiene una filial en Grecia pero sí grandes inversiones directas en deuda del Estado.

La noticia puede suponer otro jarro de agua fría para el maltrecho sector financiero, en el disparadero desde que se agravó la crisis de deuda, especialmente las entidades francesas y alemanas por su elevada exposición a la deuda de Grecia. Precisamente el pasado viernes los rumores de una posible quiebra griega se extendieron rápidamente por los mercados y las entidades financieras fueron las más castigas en Bolsa.

Hace unos días se filtraba un supuesto informe del FMI en el que se calculaba en 200.000 millones de euros el impacto sobre los bancos de la crisis de deuda soberana, si bien ayer la responsable del organismo desmentía dichas cifras y aseguraba que se trataba de un "malentendido".