Reunión de urgencia del Gobierno

Grecia aprueba más medidas de ajuste para cumplir los objetivos de déficit

El Gobierno griego ha finalizado una reunión de emergencia para aprobar nuevas medidas de ajuste que le permitan cumplir los objetivos de déficit para este año y 2012.

George Papandreu durante el discurso en Tesalónica el 10 de septiembre.
George Papandreu durante el discurso en Tesalónica el 10 de septiembre.

George Papandreu apareció ayer ante los ciudadanos griegos en un discurso televisado en el que aseguró que el Gobierno haría todo lo que está en su mano para evitar la quiebra de Grecia y comprometerse a que el país seguirá en el euro. Apenas unas horas después, el primer ministro ha reunido de urgencia al Gobierno en la ciudad de Tesalónica para aprobar nuevas medidas de ajuste, que incluirían nuevos impuestos, con el fin de poder alcanzar los objetivos de déficit para este año pactados con las autoridades internacionales para el rescate.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, ha comparecido tras la reunión para asegurar que las nuevas medidas tienen como objetivo poder alcanzar los compromisos de recorte de déficit para 2011 y 2012 pactados con los organismos internacionales.

Entre otras medidas, Venizelos ha anunciado una tasa especial para todas las propiedades inmobiliarias, de cuatro euros por metro cuadrado de media, que se pagarán de una sola vez. Como mínimo se aplicarán 50 céntimos por metro cuadrado en las zonas más pobres y como máximo 10 euros en las áreas más adineradas del país.

Además, según la radio pública NET, se aprobarán nuevos impuestos al tabaco y al alcohol. Según Venizelos, también se ha aprobado reducir el sueldo de los cargos electos, que no cobrarán un mes.

Con estas medidas, según Venizelos, se prevé hacer frente a la brecha de 2.000 millones, un 1% del PIB, que hacían falta para reducir el déficit público hasta los niveles acordados. El objetivo de déficit para 2011 se sitúa, según el ministro, en 17.100 millones de euros y para 2012, de 14.900 millones.

La prioridad del Gobierno heleno en este momento es "salvar al país de la quiebra" según el discurso que Papandreu pronunció la tarde del sábado en Tesalónica y que fue retransmitido por televisión. "Hemos tomado la decisión de luchar para evitar una catástrofe para nuestro país y sus ciudadanos: la bancarrota", dijo el mandatario, que también se comprometió a mantener el país dentro de la eurozona. "Y esto significan decisiones difíciles", advirtió.

El discurso de Papandreu fue muy esperado después de que el viernes circulasen rumores de una inminente quiebra griega, que provocaron el pánico en los mercados.

Todo ello en un contexto de fuerte contestación ciudadana a las medidas de ajuste de Papandreu. AYer, durante el discurso del primer ministro, unos 4.500 policías fueron desplegados para hacer frente a las protestas en Tesalónica que fueron seguidas por unas 15.000 personas, según Bloomberg.

Según anunció ayer el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, las nuevas previsiones apuntan a una caída del PIB del 5% para este año.