Califica la operación de "especulativa y preocupante"

Los sindicatos cargan contra la venta de Nueva Rumasa

El secretario general de la Federación Agroalimentaria de CC OO, Jesús Villar, considera que la venta de Nueva Rumasa a Back in Business es un movimiento "especulativo" y "preocupante". El secretario de política industrial de UGT, Sebastián Serena, asegura que existen dudas sobre su "validez"

La operación de venta de Nueva Rumasa a Back in Business , anunciada hoy, está cifrada en 1.500 millones de euros y la familia Ruiz-Mateos no obtendrán ningún beneficio económico por ella. Los sindicatos CC OO y UGT ya se han pronunciado en contra de la operación.

El secretario general de la Federación Agroalimentaria de CC OO, Jesús Villar, ha indicado a Efe que esta operación les preocupa "notablemente", porque detrás del grupo Back in Business no ven ningún proyecto industrial ni de negocio cuando, además, las empresas de Nueva Rumasa están descapitalizadas a "excepción de los trabajadores y trabajadoras".

Además, ha indicado que en la mayor parte de los casos no existe la propiedad de las fabricas, de los inmuebles, de la maquinaria ni de las marcas. "Nosotros vamos a estar muy atentos para que cualquier movimiento tenga en cuenta el empleo y que existan proyectos industriales con rigor y viables", ha añadido.

La postura de UGT

El secretario de política industrial de UGT, Sebastián Serena, ha asegurado en declaraciones a Europa Press que existen "dudas" sobre el alcance de la operación de venta de Nueva Rumasa a Back in Business e incluso de su "validez", ya que varias de las sociedades del grupo están en proceso de liquidación y la ha calificado de "nueva estratagema" de la familia Ruiz Mateos "a espalda y traición de los trabajadores".

El dirigente sindical ha señalado que el sindicato aún "no tiene claro" en qué consiste la operación ni su impacto en proceso concursal, ya que no les consta que se haya remitido notificación alguna a los juzgados.

Así, ha destacado que no se sabe cuáles son las empresas afectadas del grupo, y, en este sentido, a UGT le "preocupa muchísimo" cómo puede afectar a procesos bastante avanzados, como en Cacaolat.

Por su parte, el secretario general de la Federación Andaluza de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT, Pedro Marcos, ha afirmado "no saber nada" sobre esta venta. "Nos hemos encontrado con esto en la prensa y no sabemos cómo va a afectar y ni qué intención tiene la empresa", ha subrayado.

No obstante, ha detallado que Nueva Rumasa cuenta en Andalucía con unos 740 trabajadores, la mayoría de ellos concentrados en las bodegas de Jerez -Garvey, Sandeman y Valdivia-, pero "asaltan muchas dudas". "No sabemos si las empresas que están en proceso concursal necesitan autorización del juzgado o no, si es una operación para el futuro o si se hará inmediatamente", ha subrayado.

Por último, el secretario general de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios ha considerado que esta falta de información es una muestra de "cómo hacen las cosas" en la familia Ruiz Mateos.