Prevén una caída del crédito del 1,7% este año

Crece el pesimismo de las cajas sobre una posible recuperación del negocio en 2012

El sector de las cajas de ahorros ha agravado su pesimismo de cara al próximo año. La totalidad del sector espera un empeoramiento del negocio. Prevén una caída del crédito del 1,7% este año y un estancamiento el próximo.

Las cajas vuelven a dar marcha atrás en sus previsiones sobre una mejora del entorno económico español tanto para lo que resta de año como para 2012. Creen que el crédito caerá ahora algo más de lo que preveían en marzo en lo que resta de año y prácticamente no crecerá en 2012. Aseguran que la morosidad seguirá su senda alcista, mientras que los resultados y la rentabilidad del sector financiero seguirá su desplome. Y, en resumen, prevén que el índice de negocio del sector sea el más bajo de los dos últimos ejercicios.

Si en la anterior encuentra de expectativas realizada por la CECA a los responsables de las cajas de ahorros éstos se mostraban por primera vez en varios trimestres más optimistas, e incluso auguraban ya resultados positivos para el sector en 2012, ahora su opinión vuelve a ser negativa.

Las respuestas de las 20 entidades que representan el 85% del sector coinciden. Las expectativas del negocio son "más negativas". Y si bien en la anterior encuesta consideraban que el crédito seguiría en descenso para recuperarse en 2012, ahora "las perspectivas para los préstamos hipotecarios y personales y para los fondos de inversión" son más desfavorables, según concluye el estudio.

Detectan un mayor deterioro del margen financiero y por lo tanto de los resultados previstos. Existe así un consenso entre los directivos de estas entidades financieras en que se producirá un empeoramiento de la rentabilidad del sector y un alza de la morosidad.

Para lo que resta de ejercicio las cajas han dado una vuelta de tuerca a su ya negativa expectativas, pero también a las de 2012. Esperan un descenso del crédito del 1,7% para este año, mientras que para el próximo ejercicio creen que se mantendrá estancado. En marzo pasado consideraban que este año se podría cerrar con una ligera caída de los préstamos del 0,6% para subir el próximo ejercicio un 1,2%.

En cuanto al crecimiento de los depósitos (producto que se ha vuelto prioritario para las entidades financieras ante el cierre de los mercados mayoristas y el elevado importe de vencimiento de deuda existente en sus balances), prevén un alza en sus balances del 1,3% para este año y del 2,6% para el que viene. Estos aumentos están muy por debajo de lo que estimaban en la anterior encuesta.

Las cajas esperan que el índice de morosidad no baje este año del 6,6% y que descienda tímidamente en 2012 al 6,4%. La razón, el negocio financiero está muy vinculado a la situación económica de España, y las cajas consideran que uno de los principales raseros para medir la riqueza de un país, el nivel de desempleo, se mantendrá en las tasas actuales.

Con estos mimbres prevén que los resultados del sector se desplomen un 16% al cierre de este ejercicio. Para 2012 esperan, no obstante, que sean positivos por primera vez en cuatro años. Eso sí, si en marzo la respuesta era que peveían una mejora del beneficio del 3,5% ahora la rebajan al 2,6%. Y no es de extrañar que si siguen así los mercados con el cierre a cal y canto de la liquidez, y pese a que la ministra de Economía, Elena Salgado, afirme que España no entrará en recesión, la próxima encuesta de expectativas de las cajas podría arrojar un panorama aún más negativo. Confiemos en que no sea así.