Responde a la oferta de Capsa

Vichy Catalán defiende que la venta de Cacaolat se haga desde Barcelona

La compañía Vichy Catalán, que pugna por comprar Cacaolat, considera que el proceso de venta de la unidad productiva de la compañía de batidos iniciado en los juzgados de Barcelona "es el que mejor defiende los intereses de los empleados".

A través de un comunicado, la empresa catalana ha respondido hoy a la oferta de 20,05 millones de euros por el 95% de las acciones de Cacaolat por parte de Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), propietaria de Central Lechera Asturiana, presentado en el juzgado mercantil número 6 de Madrid y que conforma la única oferta librada en este juzgado.

En cambio, Vichy Catalán fue la primera empresa en presentar fondos por valor de tres millones de euros para iniciar la compra de la unidad productiva de Cacaolat desde el juzgado mercantil número 6 de Barcelona.

El Tribunal Supremo será quien decida que juzgado, si el de Madrid o el de Barcelona, es competente para llevar a cabo el proceso de venta de Cacaolat.

Vichy Catalán ha reafirmado hoy su intención de adquirir la unidad productiva de Cacaolat mediante el proceso abierto en Barcelona: "Entendemos que este proceso es el más limpio, el que mejor salvaguarda los intereses de los trabajadores de Cacaolat y el que mejor garantiza el futuro de la marca", ha destacado el consejero delegado de Vichy, Joan B. Renart, según recoge un comunicado.

El consejero delegado ha añadido que la venta de las acciones desde Madrid podría no repercutir de forma directa en los intereses de Cacaolat, en cambio, el proceso de venta desde Barcelona puede acelerar "de forma inmediata" la actividad industrial y comercial de la marca de batidos.

Vichy Catalán, como la oferta de Capsa, ha garantizado el mantenimiento de los centros productivos, logísticos y comerciales de la compañía y la construcción de la nueva planta de producción, pendiente desde 2010.

Vichy Catalán anunciará "próximamente una oferta económica en firme para adquirir la unidad productiva de Cacaolat", ha subrayado en el comunicado.

Pese a la reacción de hoy de la compañía catalana, Vichy Catalán anunció el pasado 14 de julio que la empresa "no comentaría ni especularía sobre cuestiones" referentes al proceso de venta, del que el juzgado era el único competente.

Según fuentes judiciales, el juzgado mercantil número 6 de Barcelona continúa con la enajenación de la unidad productiva, en la que están interesadas Roures Reenginnering, Vichy Catalán, el fondo Victory Corporate y Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), que es la única que está en los procedimientos de Madrid y Barcelona.