Recorte de costes

Air France congelará el empleo y recortará costes estructurales

El grupo Air France-KLM, la mayor aerolínea europea, anunció ayer que se propone profundizar el recorte de costes y que está negociando con los sindicatos la congelación de la contratación. Ambas medidas pretenden hacer que no caiga su objetivo de beneficio anual, perjudicado por la ralentización del crecimiento de las economías.

Air France, que tuvo unas pérdidas de 145 millones de euros en el trimestre finalizado el 30 de junio, pretende cerrar el año con un beneficio operativo de 25 millones de euros. La compañía, con sede en París, tuvo unos beneficios de 122 millones en los 12 meses previos al 31 de marzo, su primer cierre en positivo en tres años.

Los altos precios del combustible y la caída de confianza de los consumidores lastrará los ratios de crecimiento y redundarán en un fin de año. A ello se debe añadir que el sector de las aerolíneas ha visto caer sus ingresos por culpa de las turbulencias en Oriente Próximo y del terremoto de Japón.

Según un portavoz de Air France, la compañía perderá más capacidad de cara a la campaña de Navidades y al próximo verano. La aerolínea ya había reducido la ampliación prevista de asientos del 5,1% al 2,7% en julio, dos meses después de anunciar la reducción de un 10% de los asientos disponibles con motivo de su joint venture con Delta Air Lines.

Air France anunció también en julio que ahorraría 500 millones de euros derivados de mejoras en la productividad y en los suministros, 30 millones más de lo previsto inicialmente.

La compañía prefirió no dar más detalles acerca de la congelación de las contrataciones, que los sindicatos ya han rechazado de plano.